Héctor Polino analizó la suba de precios
Pronóstico de más inflación
Imagen: Julio Mancini

El titular de Consumidores Libres, Héctor Polino, sostuvo que "si no se toman medidas, la inflación  de 2018 va a alcanzar entre un 20 y un 22 por ciento, muy por encima de lo previsto por el Gobierno" y advirtió que las políticas de quita de subsidios en los servicios, con dos aumentos anuales hasta 2019, y de liberación del precio del combustible de acuerdo al mercado internacional son las que más impactan en la canasta básica de alimentos. "Estamos preocupados", Polino. 

Polino precisó que, según la medición quincenal que realiza Consumidores Libres, la inflación en alimentos alcanzó un 3,3 por ciento solo en los dos primeros meses del año, lo cual es un 1 por ciento mayor que el primer bimestre de 2017. Además, indicó que ninguno de los 38 productos seleccionados para la medición bajó su precio desde el inicio del año y señaló que uno de los aumentos más marcados fue el de 32 por ciento en el precio del azúcar. 

"En los aumentos de los alimentos ha influido la suba de los servicios de energía, gas y agua y de los combustibles, que inciden muchísimo en los costos de la canasta, sobre todo en el un país con esta extensión", marcó Polino. En ese sentido, advirtió sobre los aumentos próximos que se esperan para el servicio de agua y gas, y la política de continuar con las subas hasta octubre de 2019. "Estamos pidiendo que esa quita de subsidios sea más paulatina", resaltó. 

El titular de Consumidores Libres, en diálogo con TN, descartó que los salarios impacten fuertemente en la canasta de alimentos al detallar que  "los salarios inciden en un 8 por ciento" mientras que "el costo de los combustibles impacta en un 35 por ciento en el aumento de la canasta". "El precio del combustible aumentó un 7,5 por ciento en lo que va del año. La Argentina es el país que tiene el costo más caro de combustible en el continente, después de Uruguay", subrayó. 

En ese tono, Polino insistió en la necesidad de elaborar una canasta básica de alimentos sobre la que no se aplique el IVA o "solo poner una carga impositiva del 4 o 5 por ciento, como en la mayoría de los países desarrollados". 

En cuanto a los rumores sobre posibles despidos masivos en las cadenas de supermercados debido a la caída sostenida de las ventas en cantidades, Polino recordó que solo 5 firmas controlan el 70 por ciento de la demanda minorista, por lo que aseguró que "podrían bajar los precios sin generar un solo despido".