Mientras continúan las marchas por el asesinato de la concejala
El Papa llamó a la madre de Marielle
La madre de la dirigente asesinada confirmó que esta mañana la llamó el Papa Francisco para manifestarle su solidaridad y afecto. "Estoy con la sangre en los ojos para buscar justicia. No voy a descansar hasta que no sea resuelto", remarcó ayer Anielle Silva, hermana de Marielle, durante una movilización masiva.
Imagen: EFE

En medio de las múltiples protestas por el asesinato de la concejala y dirigente social brasileña Marielle Franco, que fue acribillada el miércoles pasado en Río de Janeiro, el Papa Francisco se comunicó esta mañana con la madre de la activista para brindarle su apoyo. La información fue confirmada por la propia madre de Franco, Marinette, tras la masiva manifestación que se realizó anoche en el centro de la ciudad para recordar a la dirigente símbolo de las minorías y de la lucha popular. 

Marinette señaló que, durante la conversación que mantuvieron, el Papa le manifestó su solidaridad y afecto en virtud del doloroso momento que está atravesando. Según relató la madre, la comunicación de Francisco llegó esta mañana tras la carta que había enviado previamente la hija de Marielle, Luyara Santos. La misiva había sido entregada por allegados al dirigente argentino Gustavo Vera, según relataron medios brasileños como el diario O’Globo y también confirmó la Fundación Alameda.

Marinette organizó anoche, junto con la hermana de Marielle, Anielle, un nuevo acto en memoria de la concejala ejecutada el miércoles pasado por la noche en la ciudad. Los resultados de las pericias policiales indicaron días atrás que las balas disparadas contra el automóvil en el que viajaba la dirigente de 38 años habían sido adquiridas en 2006 por la Policía Federal en Brasilia a la empresa de armamento CBC.

Franco había sido miembro de la comisión parlamentaria contra las milicias parapoliciales en el Concejo Deliberante de Río y era informante de la comisión parlamentaria carioca sobre la intervención militar decretada por el presidente Michel Temer. 

"Estoy con la sangre en los ojos para buscar justicia. No voy a descansar hasta que eso no sea resuelto", sentenció ayer Anielle Silva, durante el encuentro, que estuvo precedido por una ceremonia ecuménica. Anielle también envió un mensaje a las personas que difundieron en los últimos días “noticias falsas” sobre la concejala en las redes sociales: "no van a destruir lo que mi hermana construyó. Le deseo luz a esa gente, porque están muy desinformados".

Luego, en un acto simbólico, los familiares modificaron la placa de la avenida Río Branco, en el centro de la ciudad, y lo reemplazaron por el nombre de Marielle. “Marielle Franco, 1979-2018: concejala, defensora de los Derechos Humanos y de las minorías. Cobardemente asesinada el 14 de marzo", se lee en la descripción que acompaña su nombre.