Pronósticos fallidos para el 2016 de grandes bancos y consultoras de la city
Otro año de sapos
En diciembre del año pasado, con la euforia del triunfo electoral de Mauricio Macri, los denominados gurúes de la city pronosticaron un 2016 con crecimiento, menos inflación, una menor alza de la deuda y reducción del déficit fiscal. Fallaron en cada una de esas estimaciones.
Una vez más, consultores de la city confundieron deseos con realidad y así ofrecieron malos pronósticos.Una vez más, consultores de la city confundieron deseos con realidad y así ofrecieron malos pronósticos.Una vez más, consultores de la city confundieron deseos con realidad y así ofrecieron malos pronósticos.Una vez más, consultores de la city confundieron deseos con realidad y así ofrecieron malos pronósticos.Una vez más, consultores de la city confundieron deseos con realidad y así ofrecieron malos pronósticos.
Una vez más, consultores de la city confundieron deseos con realidad y así ofrecieron malos pronósticos. 

La llegada de Macri al Gobierno en diciembre pasado entusiasmó a sectores conservadores de la sociedad, que se pasaron criticando las medidas “populistas” de los últimos años y aseguraron que la nueva gestión ofrecía la oportunidad histórica para empezar a desarrollar el país con el horizonte puesto en experiencias como Australia. El optimismo del establishment respecto del efecto virtuoso de las políticas ortodoxas (devaluación, suba de tasas de interés, recorte del gasto, entre otros) alcanzó niveles de inocencia alarmantes.

Los pronósticos de consultoras para 2016 sobre las principales variables económicas estuvieron muy lejos de reflejar la realidad plagada de tensiones de los últimos meses. Cash contrastó los augurios de hombres de negocios de la city hechos en diciembre de 2015 contra los datos duros del mercado interno al cierre de este año.

El consenso de las consultoras afirmaba que la economía iba a crecer este año 0,5 por ciento. Los técnicos de research de los bancos hicieron las previsiones más esperanzadoras. El Galicia calculó un PIB subiendo al 0,8 por ciento, el JP Morgan al 0,6 y el Santander al 2,5. El estudio de Orlando Ferreres, algo más precavido, pronosticó una caída del 0,5 por ciento. Los augurios estuvieron en todos los casos muy lejos de verificarse. El 2016 cierra con una recesión del 2,6 por ciento y entre algunos inversores empieza a considerarse la posibilidad de que en 2017 la economía vuelva a anotar otro año de contracción.  

La inflación fue otra de las variables con mayor diferencia entre pronósticos y realidad. Los consultores aseguraban en diciembre pasado que la inflación de este año iba a ser del 27,6 por ciento. Elypsis, del economista Eduardo Levy Yeyati, la ubicaba en 30 por ciento, mientras que el JP Morgan coincidía con la expectativa oficial del 25 por ciento y el Banco Santander la proyectaba en el 17,5 por ciento. Los precios, lejos de ceder respecto del 2015, marcaron un importante salto para cerrar el año por encima del 40 por ciento. La devaluación con quita de las retenciones y el ajuste de las tarifas, entre otras, generaron un combo explosivo, anotándose la mayor tasa de inflación de los últimos 25 años.

El mejor clima de negocios y la seguridad jurídica proporcionada por el nuevo Gobierno iba a traer un brote de inversiones en la economía, según los consultores. Pronosticaron un incremento de la inversión bruta fija del 3,1 para 2016. El estudio Analytica, antes que Ricardo Delgado pasara a ser funcionario del gobierno, vaticinó una suba de 2,0 por ciento, al tiempo que Emipiria, de Hernán Lacunza, lo hizo al 4,0 por ciento. Este año, pese al optimismo de los economistas del establishment, la inversión marcó un retroceso del 3,0 por ciento. No llegaron inversiones extranjeras directas con una economía en retroceso y, en particular, el consumo marcando contracciones notables. Los únicos capitales que llegaron del exterior fueron financieros, por deuda pública y flujos de divisas especulativas, que aprovecharon la elevada tasa de interés en pesos ofrecida por el Banco Central.

La producción industrial, en tanto, fue otra de las variables con falla de predicción en los denominados gurúes. En el mercado estimaron que la actividad manufacturera tendría una leve suba del 0,1 por ciento este año, pero el sector cierra 2016 con una contracción del 3,4 por ciento. En cuanto al déficit fiscal, adelantaron un rojo del 4,2 por ciento, pero las cuentas públicas cierran el año con un desequilibrio del 5.0 por ciento, que llevó a reemplazar al ministro de Hacienda. La deuda externa iba a ubicarse, según los consultores, en 172 mil millones de dólares, una proyección que se quedó corta. Los pasivos del país con acreedores del exterior ascendieron hasta 186 mil millones de dólares, cuando eran de 156 millones en 2015 y se estima que superarán los 200 mil millones en 2017, alcanzando una cifra cercana al 50 por ciento del PIB.


el buen inversor

  • Neumen, cadena líder en la venta de neumáticos y servicios para el automotor, anunció su ingreso al programa de créditos Ahora12/Ahora18
  • Uber, la empresa de reserva de autos para transporte online, pretende ampliar sus servicios al interior del país entre sus apuestas para 2017.
  • Greenland, la inmobiliaria china con inversiones en principales países del mundo, fue una de las firmas que financió la llegada de Carlos Tevez al fútbol chino.
  • La consultora Accenture presentó en Argentina su último estudio ¿Por qué la Inteligencia Artificial es el futuro del crecimiento?”, a cargo de Mark Purdy.
  • La acelerador NXTP Labs lanzó un fondo de inversión en startups de tecnología como alternativa al blanqueo de capitales y espera la confirmación de la CNV.
  • Sodimac lanzó una serie de promociones para las compras de Reyes Magos, en los rubros de electrónica, recreación y piletas e inflables.

Audiovisual
Audiovisual
Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ