Venció a Unión en Avellaneda y recuperó la punta de la Superliga
Frentazo para la victoria de Racing
Un gol de cabeza de Solari permitió el triunfo del conjunto de Coudet, en un partido que le presentó muchas dificultades porque el equipo de Madelón tenía bien estudiado el libreto para complicar a la Academia.

En el cierre de la sexta fecha, Racing derrotó 1-0 a Unión en el Cilindro y volvió a ser el puntero de la Superliga. El gol de cabeza de Solari abrió un partido complicado por el buen cerco defensivo que presentó esta noche el conjunto santafesino.

La Academia salió a recuperar la punta que ayer le había quitado Atlético Tucumán. Y lo hizo con los mismos once e igual planteo de los dos triunfos (ante Central y Lanús) que siguieron a la dolorosa caída frente a River que significó su eliminación de la actual Copa Libertadores. La idea se basa en el control y tenencia de la pelota y en la búsqueda de la progresión ofensiva en bloque, posibilitando la llegada al área contraria con muchos hombres. Con esos argumentos, Lisandro López estuvo dos veces de cara al gol en veinte minutos, aunque el local también sufrió por las imprecisiones al salir jugando de Díaz primero y de Arias después. Y más allá de los errores de los hombres de Coudet, en esas jugadas de peligro hubo mérito de la visita, que conocía bien el libreto de Racing y pergeñó la forma de contrarrestarlo.

En el transcurrir de la primera etapa se hizo claro el choque de estilos. Racing mostraba mejor manejo, jugaba asociado, respetaba el credo de cuidar la pelota, aunque le costaba encontrar los espacios para quebrar el férreo trabajo defensivo de Unión. Los santafesinos hicieron bien la tarea de no dejar jugar, y la complementaron con salidas veloces en contrataque que, si bien no se transformaron en ocasiones de peligro claras, intranquilizaron la noche de Arias y de sus defensores.

En los primeros minutos del complemento, Coudet jugó una carta ofensiva para tratar de romper el cerco defensivo de Unión. Sacó al sentido Zaracho y puso a Cuadra, que aportó mucha movilidad. Poco tiempo después, Racing consiguió la ventaja. El 1-0 lo marcó Solari con un frentazo, tras un centro de Mena.

El resultado tranquilizó al local y desesperó a Unión. El Tatengue se adelantó para intentar la igualdad y quedó expuesto a los contragolpes. Le faltó creatividad a los santafesinos para vulnerar a la defensa local y la Academia falló en el último toque y desperdició una tras otras las chances que generó para terminar más aliviado un partido que se le hizo cuesta arriba y que ganó no sin una cuota de sufrimiento en el final.

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ