En una disco italiana murieron seis personas y más de cien resultaron heridas
El recital que terminó en tragedia
Imagen: EFE

Seis personas murieron y unas cien resultaron heridas tras una estampida desatada en un boliche en Corinaldo, en la costa adriática, durante el recital de un rapero. "Quizás debido a la dispersión de una sustancia urticante, los jóvenes huyeron pisándose los unos a los otros", fue la explicación de los bomberos.

El suceso se produjo a la madrugada en la disco "Lanterna azzurra", en la provincia italiana de Ancona, durante el concierto de un músico italiano, y aparentemente el disparador fue un gas pimienta. Alguien accionó el gas y la gente empezó a correr hacia las salidas de emergencia y en uno de los laterales. Ya fuera del local, los chicos se empezaron a agolpar hasta que una baranda se vino abajo y los adolescentes cayeron al vacío. En el suceso han muerto cinco menores, de entre 14 y 16 años, y una mujer de unos 40 años que acompañaba a su hija al recital. Algunos de los fallecidos murieron al caerles otras personas encima. Los bomberos confirmaron que dentro de la discoteca no hubo víctimas fatales.

Siete jóvenes, de entre 14 y 20 años, se encuentran hospitalizados en un estado especialmente crítico en el hospital "Ospedali Riuniti" de Ancona. Se trata de cinco chicos y dos chicas que presentan distintos traumatismos por aplastamiento en el tórax y que fueron ingresados en reanimación. En este centro, hay además una chica que está grave pero su vida no corre peligro y se encuentra en observación, y otras tres chicas y un chico, de entre 14 y 23 años, que presentan heridas leves.

"Lo que debía ser un encuentro alegre se ha convertido en una tragedia inaceptable", fue la reflexión del primer ministro italiano, Giuseppe Conte, en las redes.

Se ha abierto una investigación para esclarecer las causas del siniestro aunque el ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, ya ha adelantado que es "probablemente es cierto que en el interior del local hubiera mucha más gente de la prevista y de la permitida"

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ