Vecinos de La Ñata

Medio centenar de vecinos de Villa La Ñata cortaron intermitentemente ayer al mediodía el acceso a esa localidad del partido de Tigre para protestar por la construcción de un nuevo barrio cerrado, cuyas obras de “relleno indiscriminado” están convirtiendo la zona en “una especie de olla que tapa los desagües”, según aseguran. “Estamos convocando a los vecinos de La Ñata porque nos avasallan con rellenos indiscriminados de hasta dos metros en una zona de humedales y nos tapan los zanjones (de desagüe)”, dijo Sandra Espinoza, una de las vecinas que sostenía un cartel con la leyenda “Basta de depredación inmobiaria”. La mujer afirmó que la construcción del barrio cerrado “perjudicará la zona y provocará estancamientos de agua donde antes eso no ocurría”. Los manifestantes protestaron contra la empresa “Eidico” y su nuevo desarrollo, el barrio privado Santa Ana, a la altura de la entrada al predio del Automóvil Club Argentino, que “desde hace aproximadamente dos semanas viene avanzando sobre el espacio público destruyendo canales de salida para el agua de lluvias y crecidas y obstaculizando la circulación a pie o en bicicleta”. Los vecinos cuestionan también la “falta de control” por parte de las autoridades municipales de Tigre, que según ellos “no tuvieron en cuenta el impacto ambiental, ecológico y arqueológico” de un emprendimiento que “no sólo afectará la flora y la fauna autóctonas, sino también territorios ancestrales indígenas querandíes”. “Esto es muy grave, los vecinos estamos muy preocupados y cada vez nos sentimos más vulnerables”, se lamentó Espinoza.

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ