En Río Negro, la oposición recurre a la Justicia ante la nueva postulación del gobernador
Río revuelto con la re-reelección
A dos meses de los comicios, Weretilneck enfrenta pedidos de impugnación tanto del FpV como de Cambiemos y hasta de sectores de su propio partido. El gobernador asumió como vice en 2011 y veinte días después reemplazó al asesinado Carlos Soria.
Alberto Weretilneck aspira a otro período y su principal competidor es Martín Soria.Alberto Weretilneck aspira a otro período y su principal competidor es Martín Soria.Alberto Weretilneck aspira a otro período y su principal competidor es Martín Soria.Alberto Weretilneck aspira a otro período y su principal competidor es Martín Soria.Alberto Weretilneck aspira a otro período y su principal competidor es Martín Soria.
Alberto Weretilneck aspira a otro período y su principal competidor es Martín Soria. 
Imagen: NA

Tras el lanzamiento oficial de su candidatura para un nuevo mandato como gobernador de Río Negro, Alberto Weretilneck comienza a acumular impugnaciones judiciales de todo el arco opositor en contra de su “re-reelección”, a menos de dos meses de los comicios provinciales del 7 de abril. La primera de ellas surgió de su propio riñón –un ex integrante de su gabinete y miembro de la conducción de su partido local–, Matías Rulli, que planteó la “gravedad institucional” que implicaría un tercer mandato. La versión rionegrina del Frente para la Victoria, una coalición de 28 partidos y agrupaciones que lleva como candidato a gobernador a Martín Soria, planea –como adelantó a PáginaI12– “seguir los plazos procesales ante la Justicia Electoral y recurrir al Superior Tribunal de Justicia” rionegrino si se oficializa la candidatura de Weretilneck. Además, hoy hará una presentación penal que también involucraría a funcionarios nacionales. Con distintas estrategias, desde Cambiemos también le apuntan al gobernador. El ARI presentó ante la Justicia electoral una “declaración de certeza” de la candidatura de Weretilneck y pidió suspender el cronograma electoral. La UCR anunció que recurrirá en per saltum a la Corte Suprema en busca de la impugnación, como lo confirmó a este diario la diputada Lorena Matzen. Y su rival en la interna, el diputado macrista Sergio Wisky, se mostró confiado en que la candidatura de Weretilneck “se va a caer”.

Desde el entorno del gobernador, sostienen la legalidad de su nueva postulación. Argumentan que Weretilneck llegó como vice en la fórmula que en 2011 consagró al peronista Carlos Soria como gobernador, al que reemplazó apenas 20 días después de asumir su mandato, tras el homicidio de Soria. En 2015, Weretilneck rompió su alianza con el PJ y formó Juntos Somos Río Negro (JSRN), el sello con que fue elegido gobernador. 

El gobernador sostiene que el artículo 175 de la Constitución rionegrina no es aplicable en su caso: “Estamos convencidos de que el artículo no nos involucra –aseguró en una entrevista con el diario Río Negro–. No nos prohíbe, porque no se da ninguna de las dos condiciones que plantea el artículo: dos veces electo gobernador o dos veces electo vicegobernador, que no es mi caso, y la otra prohibición es que las dos personas se cambien habitualmente entre un cargo y otro cargo”.

Para la oposición, no hay dudas de que su nueva candidatura implicaría un tercer mandato y que, por lo tanto, es inconstitucional. “La suya es una interpretación absurda del artículo de la Constitución, en la que considera que cambiando de lugar en la fórmula se pueda quedar indefinidamente en el cargo”, afirmó ante PáginaI12 Nicolás Rochas, legislador provincial y apoderado del FpV. “El espíritu de los constituyentes fue señalar que el Ejecutivo está compuesto por dos personas y que la ley los habilita a una sola reelección.”

En el FpV cumplirán los pasos procesales de la Justicia rionegrina. El 12 de febrero vence el plazo para la presentación oficial de listas y se abre una ventana de 48 horas para presentar objeciones y allí impugnarán la candidatura de Weretilneck. La Justicia electoral tiene un plazo de cinco días para expedirse. De acuerdo con su resolución, a favor o en contra, oficialistas u opositores irán al Supremo Tribunal, que tiene también cinco días para pronunciarse. Si el gobernador atraviesa estas instancias y avanza con su candidatura, el FpV recurrirá a la Corte Suprema. Consideran que la jurisprudencia establecida en el caso de Santiago del Estero terminaría con las ambiciones re-releccionistas de Weretilneck.   

Pero esa no será la única vía judicial. PáginaI12 pudo saber que el FpV hará hoy una presentación penal, en la que se pide que citen a funcionarios nacionales. Desde el principal frente opositor prefirieron no adelantar el contenido de la denuncia que llevarán a los tribunales rionegrinos.

Cambiemos también anunció que impugnará la candidatura de Weretilneck con distintas estrategias. Pero el socio menor de alianza, ARI, se adelantó al resto. El propósito del artículo 175 de la Constitución provincial es “evitar el desempeño de un tercer ejercicio del poder por parte de los mismos sujetos o de cualquiera de ellos”, dice el escrito presentado ante la Justicia electoral en Viedma por la abogada Silvia Frank y el apoderado del ARI provincial, Javier Acebedo. Desde el propio ámbito partidario reconocen que el escrito fue redactado por el equipo jurídico que responde a Elisa Carrió y el presidente del ARI nacional, Maximiliano Ferraro. Allí también se pide que se postergue el cronograma electoral que fijó el gobernador. 

El radicalismo, en cambio, propone saltear las instancias provinciales. “Nosotros vamos a presentar un per saltum a la Corte Suprema” para impedir la candidatura de Weretilneck, confirmó Matzen a este diario. La precandidata a gobernadora por Cambiemos comparte las mismas aspiraciones que Wisky desde el macrismo. Es el único espacio que aun no definió su candidato tras la ruptura de las negociaciones para conformar una alianza con el propio gobernador. 

Tras un fugaz encuentro con Mauricio Macri los primeros días de enero en Bariloche, Weretilneck apuró sus pasos, despegó a la provincia de la elección nacional y lanzó su candidatura para la reelección. El gobernador consideró que el Presidente no correspondió a sus buenos oficios y al alineamiento que su gestión le brindó el gobierno nacional. Incluso en lo electoral, cuando en 2017 retiró a sus propios candidatos después de las primarias para que Cambiemos alcanzara una de las dos bancas de diputados nacionales que estaban en juego. La alianza se había roto.

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ