El cuento por su autor

En 2008 leí un cuento de Alberto Moravia en el que un hombre no soporta el dolor de la culpa porque ha matado, sin testigos y accidentalmente, a otro. Más o menos durante esa época se estrenó la película La mujer sin cabeza, de Lucrecia Martel, y la fui a ver. Entonces, casi hijo de la literatura y del cine, me empezó a crecer un cuento incómodo. 

La tortuosa duda y la enloquecedora certeza: por ahí iba la cosa. Entre esas dos bestias iba a transitar Beltrán, el conductor de lanchas y protagonista de Franco. El cuento fue publicado en 2009 y aunque sufrió –y seguirá sufriendo (o gozando)– varias correcciones, el texto siguió navegando. Un día de 2016 me avisaron que le habían acercado mi historia del lanchero de Tigre a Chicha Mariani y que ella había sentido allí “que los cabos sueltos pueden tejerse”.

El cuento me encontró parado exactamente entre un libro y una película. Sólo lo escribí y todo comenzó a tener sentido algunos años más tarde cuando me enteré de que a través de Leticia Finocchi, Verona Demaestri y Marina Arias, a Chicha Mariani le había llegado mi abrazo.

Franco fue publicado en el libro El salto del final, Editorial de la Universidad de La Plata, (EdULP) 2009.

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ