"Dos hermanas pelean por el poder", informó la Aprevide
Ametralladoras, internas y detenciones en la barra de Chacarita
Las tribunas de Chacarita, materia de disputa económica.Las tribunas de Chacarita, materia de disputa económica.Las tribunas de Chacarita, materia de disputa económica.Las tribunas de Chacarita, materia de disputa económica.Las tribunas de Chacarita, materia de disputa económica.
Las tribunas de Chacarita, materia de disputa económica. 
Imagen: Chacarita

Cuatro integrantes de la barra de Chacarita fueron detenidos este martes por la noche con armas de grueso calibre en su poder tras una pelea entre dos facciones del club de San Martín, ocurrida en las inmediaciones del estadio momentos antes del partido frente a San Martín de Tucumán por el torneo de la Primera Nacional (empate 2-2).

Según informaron fuentes policiales, a los barras se les incautaron una ametralladora, cuatro pistolas y numerosas armas blancas. Entre los aprehendidos se encontraron una metralleta marca Pam, una pistola calibre 380 marca Bersa, una pistola calibre 22, otra pistola calibre 380 marca Prieto Beretta, una calibre 9 milímetros y varias municiones de diferentes calibres.

El titular de la Agencia de Prevención de la Violencia en el Deporte (Aprevide), Juan Manuel Lugones, explicó que las detenciones efectuadas se deben a "dos hermanas que pelean por el poder de la tribuna" del club.

"Las responsables son dos hermanas, la Dueña y la Negra, que pelean por el poder de la tribuna de Chacarita. Sus nombres son Angélica y Ana Molina y el enfrentamiento empezó hace más de un año", puntualizó el funcionario.

Los incidentes incluyeron peleas mano a mano y disparos de armas de fuego que determinaron la intervención de la Policía de la Provincia de Buenos Aires y autoridades de la Aprevide. "Están enfrentadas por el poder de la tribuna y para hacer negocios. No tienen derecho de admisión porque no habían cometido ninguna contravención ni nada que nos permita prohibirles el ingreso a la cancha", añadió Lugones.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ