Presentan un show especial en La Tangente este viernes

Manza Esaín: "Valle de Muñecas ya tiene una marca personal"

Mientras prepara nuevas canciones, la banda acaba de lanzar en vinilo "La autopista corre del océano hasta el amanecer", su notable disco de 2011. "Vivimos en un momento súper diversificado en el que están pasando un montón de cosas", dice el cantante, guitarrista y productor.
"No será el último show del año, pero sí el más importante de este tramo de 2019.""No será el último show del año, pero sí el más importante de este tramo de 2019.""No será el último show del año, pero sí el más importante de este tramo de 2019.""No será el último show del año, pero sí el más importante de este tramo de 2019.""No será el último show del año, pero sí el más importante de este tramo de 2019."
"No será el último show del año, pero sí el más importante de este tramo de 2019." 
Imagen: Gentileza Martín Santoro

La ocasión lo ameritaba: a propósito del lanzamiento en vinilo de La autopista corre del océano hasta el amanecer, Valle de Muñecas revisitará este viernes 1º a las 21, en La Tangente (Honduras 5317), y por única vez, su disco más emblemático. “Mientras armamos los temas que aparecerán en el nuevo disco, nos embarcamos en hacer el vinilo y este show”, explica Mariano Esain, cantante y guitarrista del cuarteto, que hace un par de años publicó, en ese mismo formato, un disco de siete pulgadas que contiene los temas “Dejadez” y “Tormentos”. “Para nosotros fue un trabajo medio bisagra. Si bien el giro estilístico no fue de 360 grados, cambiaron algunas cosas que veníamos haciendo como la manera de producir. Además, fue el primer disco que produje de un proyecto mío con la tranquilidad y el aplomo con el que producía a otras bandas. Por ahí en los discos anteriores de Valle de Muñecas o Menos que Cero me gustaba estar en los dos lados del vidrio. Fue un período de mucho trabajo, pero también de aprendizaje, de compartir experiencias y métodos laborales distintos. También fue de mucha información. Y todo eso lo escucho ahí”.

-¿Este será un show conceptual?

-Será un recital un poco más largo que lo habitual. Aparte de las del vinilo, tocaremos otras canciones. No será el último show del año, pero sí el más importante de este tramo de 2019. Uno trata todo el tiempo de hacer cosas que no hizo antes, y no deja de sorprenderse a sí mismo. Nos encanta tocar en vivo, y buscamos las condiciones para hacerlo.

-¿Qué diferencias hay entre el CD y el vinilo?

-A pesar de que tienen las mismas canciones, en el vinilo hubo que hacer un cambio en el orden del repertorio para aprovechar mejor las dos caras. Tiene un mastering hecho específicamente para el formato, al igual que una mínima relectura del diseño original que hizo Pablo Font, autor del arte original.

-Además de “Gotas en la frente”, el otro single del disco fue el tema que inaugura el repertorio: “La soledad no es una herida” ¿Por qué decidieron abrir ese trabajo con un tema con perfil de hit?

-Nos gustaba la idea de abrir el disco con una estrofa filtrada y chiquita, secundada por la que le da el título el álbum, que está inspirado por trabajos que escuchábamos en aquel entonces como Lo que va a encandilar es el día, de Jaime Sin Tierra.

-Aunque el disco apareció originalmente en 2011, en menos de una década la música cambió visceralmente.

-Cambió mucho el parámetro, y hay otro tipo de propuestas. Vivimos un momento súper diversificado en el que están pasando un montón de cosas. Si bien hoy lo que manda es el sonido urbano, cuando salió La autopista corre del océano hasta el amanecer recuerdo que escuchaba a Morrissey, Arctic Monkeys, M Ward y Albert Hammond Jr. Hoy esos artistas representan el sonido de ese momento.

-¿Cómo has visto el desarrollo musical de la última década en la Argentina?

-Hay un montón de bandas que salieron que me gustan mucho. Soy una persona que está todo el tiempo viendo shows en vivo. Si bien en los últimos dos o tres años cambió notablemente lo que la gente quiere escuchar, siempre habrá propuestas que me interesan. Me encanta el más reciente disco de Mi Amigo Invencible, Dutsiland (2019), que va más allá del sonido que habían hecho antes. Por más que no hayan hecho un disco este año, siempre estoy expectante con lo que van a hacer El Mató a un Policía Motorizado o Las Ligas Menores. Me interesan cosas que tienen que ver con el arte sonoro.

-¿Qué creés que podría cautivar de la propuesta de Valle de Muñecas a un centennial?

-No estoy pensando mucho en lo que pretendo que escuche alguien de mí. Ni siquiera me pongo a pensar en que lo que hacemos le guste a un público cautivo. No es una preocupación. Como tampoco lo es tratar de conseguir nuevos oyentes. Aunque me gustaría tenerlos...

-Considerando que preparan un nuevo álbum, ¿a qué suena Valle de Muñecas en esta época?

 

-Tenemos un sonido con el que pretendemos ir un poquito para un lado y otro poquito para otro, y tratamos de nutrirlo con diferentes informaciones. Pero hay algo ahí que ya es una marca personal, basada en la música que consumismos y en la manera de tocar de los cuatro. Después, cada disco o cada año, uno va descubriendo música nueva. Y esos elementos se agregan a la paleta. No sé a qué va a sonar el próximo disco. Están las canciones, que suenan a Valle de Muñecas. No hay tanta diferencia entre los temas que compuse para el último disco de la banda que para el primero. Lo que cambia es el ropaje, la producción y los arreglos. 

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ