Tuvo un entredicho con Reynaldo Sietecase
Cristina Pérez se obsesionó con el "fraude"
En la emisión de Telefe Noticias del martes por la noche, la periodista no quiso atender razones: a pesar de que el columnista político rebatió con datos concretos su opinión de que la OEA había señalado un fraude, teminó elevando la voz para concluir que su mirada sobre la renuncia de Evo Morales era la correcta.
"Es polémico lo que decís, Cristina", apuntó Sietecase sobre los dichos de la conductora."Es polémico lo que decís, Cristina", apuntó Sietecase sobre los dichos de la conductora."Es polémico lo que decís, Cristina", apuntó Sietecase sobre los dichos de la conductora."Es polémico lo que decís, Cristina", apuntó Sietecase sobre los dichos de la conductora."Es polémico lo que decís, Cristina", apuntó Sietecase sobre los dichos de la conductora.
"Es polémico lo que decís, Cristina", apuntó Sietecase sobre los dichos de la conductora. 

La obsesión de algunos medios y periodistas por acomodar la realidad de lo que sucede en Bolivia a su propia visión sumó el martes por la noche un nuevo episodio: en el piso del noticiero de Telefe, Cristina Pérez se negó a aceptar el análisis de Reynaldo Sietecase, y a pesar de que el periodista le señalaba datos concretos insistió una y otra vez con señalar que en las últimas elecciones se había producido un “fraude” que era el origen de la renuncia de Evo Morales.

El diálogo transcurría por carriles normales hasta que la conductora y periodista volvió a afirmar que la renuncia de Morales era una “aceptación” del “fraude”. Fue entonces cuando Sietecase le señaló que “es polémico lo que decís, Cristina, yo hoy hablé con la ministra de Comunicación del gobierno de Evo Morales y ellos rechazan, en todo el documento de la OEA no se habla de fraude sino de ‘irregularidades’ y yo estoy convencido que las hubo, pero no hay una aceptación de que el proceso fue fraudulento”. A pesar de ello, Pérez volvió a la carga intentando una “sucesión de hechos” en la que, a pesar de que Sietecase seguía rebatiendo sus dichos, volvió a asegurar que había existido un fraude y que la renuncia de Morales era la prueba contundente. Hasta su compañero Rodolfo Barili debió recordarle que la renuncia de Morales no había sido precisamente voluntaria, pero la periodista terminó elevando el tono para concluir que lo “llamaran como quieran”, pero su punto de vista era el válido.


Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ