Derivaciones policiales de la causa Alvarado

Vio la jugada y pidió el cambio

Gonzalo Paz, jefe de Policía en San Lorenzo, pidió el retiro tras la detención de sus camaradas vinculados a una asociación ilícita
Gonzalo "Chino" Paz, todavía jefe en la UR XVII, de San Lorenzo.Gonzalo "Chino" Paz, todavía jefe en la UR XVII, de San Lorenzo.Gonzalo "Chino" Paz, todavía jefe en la UR XVII, de San Lorenzo.Gonzalo "Chino" Paz, todavía jefe en la UR XVII, de San Lorenzo.Gonzalo "Chino" Paz, todavía jefe en la UR XVII, de San Lorenzo.
Gonzalo "Chino" Paz, todavía jefe en la UR XVII, de San Lorenzo. 
Imagen: Archivo Rosario/12

El jefe de la Unidad Regional XVII de San Lorenzo pidió ayer el pase a retiro, luego de ser mencionado en la investigación que terminó con cuatro oficiales y un abogado imputados como cómplices de un jefe narco y líder de una asociación ilícita. Se trata del comisario Gonzalo "Chino" Paz, quien solicitó el pase a retiro y será reemplazado por el segundo , Gustavo Rapuzzi, informó el Ministerio de Seguridad santafesino.

Si bien Paz fue mencionado en las audiencias del viernes y sábado pasado en Rosario, en las que los fiscales Matías Edery y Luis Schiappa Pietra acusaron a otros cuatro policías de vínculos con el narco Esteban Lindor Alvarado, el jefe policial no sufrió hasta ahora ningún reproche penal por sus conductas.

Dos de los policías imputados el sábado, el ex subjefe de Drogas Peligrosas, Gustavo Spoletti, y el titular de una seccional de Carcarañá, Cristian "Chamuyo" Di Franco, son oficiales cercanos a Paz.

El jefe de la UR XVII tuvo un largo paso por la ex Drogas Peligrosas durante su carrera policial. En un email enviado por un policía de la Secretaría de Delitos Complejos a sus superiores en 2013, que se ventiló en las audiencias, se menciona a Paz, a Di Franco y al oficial Javier Makhat como beneficiarios de tres lotes en un barrio cerrado que les habría cedido Alvarado.

Si bien esa acusación no fue corroborada por la investigación de los fiscales, que no acusaron a Paz, sí alcanzó a los policías ligados a él, por lo cual el comisario igual pidió su pase a retiro. "Si bien no estuvo imputado en el caso Alvarado, su situación no daba para más",  sotuvieron fuentes gubernamentales.

Alvarado, de 42 años, es un ex convicto que purgó condena por robo de autos, y desde febrero pasado cumple prisión preventiva como líder de una asociación ilícita por lavado de activos y como presunto instigador del homicidio de un oscuro prestamista.

La semana pasada los fiscales  ampliaron su imputación al considerar que la asociación ilícita que lideraría se inició al menos en 2012, antes de ser detenido por el robo de autos en el conurbano norte de Buenos Aires que eran desarmados en Rosario.

Un juez federal lo había citado a indagatoria el jueves pasado como presunto organizador del transporte de 500 kilos de marihuana de Rosario a Río Negro, pero la audiencia se suspendió porque su abogado, Claudio Tavella, también fue detenido para ser imputado como miembro de la banda.

"Existe un grupo de personas que con sus aportes permitieron construir un permiso estatal contrario a la ley" para "beneficio ilícito" de Alvarado, según dijeron los fiscales al señalar a los policías detenidos. 

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ