La nueva etapa de sesiones extraordinarias se realizarán en febrero
El Congreso reacomoda sus tiempos a las necesidades del Gobierno
Diputados suspendió la sesión del 22 a la espera de la agenda legislativa que enviará el Ejecutivo. El Senado se concentra en los pliegos de diplomáticos y de Rafecas.
Imagen: NA

El Congreso reacomoda sus tiempos a las decisiones que adopte la Casa Rosada. Diputados postergó la sesión que prevista para el 22 de enero a la espera que desde el Gobierno termine de definir y pulir el paquete de proyectos que enviará en la prórroga de las sesiones extraordinarias extendidas hasta fines de febrero. En la Cámara baja consideran que esto estará definido antes de fin de mes, donde empezaría el trabajo en comisiones para sesionar el jueves 6 de febrero con la agenda que debe fijar el Ejecutivo. En principio incluiría el Pacto Fiscal con las provincias, la eliminación de los regímenes jubilatorios de privilegio de jueces y diplomáticos y la creación del Consejo Económico y Social. A fin de mes, el Senado comenzará a analizar los pliegos de embajadores, autoridades del Banco Central e iniciará el proceso de designación del juez Daniel Rafecas como Procurador General.

En la Cámara baja preveían tratar en la sesión del 22 los temas que habían quedado pendientes que tienen media sanción del Senado en la primera prórroga de extraordinarias que el Gobierno había fijado hasta fin del año pasado y que Diputados no llegó a tratar: la suspensión de la adenda fiscal que el macrismo impuso a los gobernadores para bajar gradualmente sus impuestos provinciales y la autorización del ingreso de tropas extranjeras a territorio argentino y las salidas de las propias al exterior, como parte de los acuerdos que sirven como “capacitación” al personal de las Fuerzas Armadas.

Pero el temario no fue confirmado en la segunda prórroga que el Ejecutivo extendió hasta el 29 de febrero. El propio presidente Alberto Fernández confirmó que esta semana enviará al Congreso un nuevo paquete de proyectos, aunque no confirmó el contenido del mismo. Ahora el Congreso espera la decisión del Gobierno.

De todas maneras, en el Parlamento se preparan para debatir una serie de proyectos que el gobierno había fijado entre sus prioridades. En Diputados prevén el ingreso de varias iniciativas. La Reforma Judicial que anunció el Presidente ante la Asamblea legislativa y reafirmó en estos últimos días. La eliminación de los regímenes jubilatorios de privilegio de jueces y diplomáticos que Fernández también se comprometió a enviar al Congreso para destrabar el debate de la ley de Emergencia en el Senado. Ambos regímenes habían sido exceptuados de la suspensión de la movilidad jubilatoria por 180 días (igual que docentes y científicos) para evitar la judicialización de la mega ley de Solidaridad Social que necesitaba sancionar el Gobierno.

La creación del Consejo Económico y Social, también estaría incluido en ese paquete. Lo mismo podría pasar con la creación del Consejo de Seguridad, del que participarían las provincias, entre otras iniciativas que trabaja el Ejecutivo.

El Senado se prepara para arrancar el trabajo legislativo a fines de enero con una agenda que necesariamente debe ser abordada por esa cámara en la comisión de Acuerdos. Una de ellas es el tratamiento de los pliegos de los embajadores designados por el Gobierno, varios de los cuales ya obtuvieron el placet de los países a donde fueron destinados. También los pliegos de las autoridades del Banco Central de la República Argentina, cuyas propuestas ingresaron al Senado durante la última sesión del año pasado. Una lista que incluye a Miguel Ángel Pesce, postulado para presidir el banco; y de los directores Alberto Zenón Biagosch, Claudio Martín Golonbek, Claudia Berger y Betina Susana Stein, quienes cumplirán su cargo hasta el 23 de septiembre de 2022.

Durante febrero, el Senado estará en condiciones de iniciar el proceso de audiencias públicas de oposición y antecedentes para la designación del jefe de los fiscales, para lo cual el Gobierno oficializó la candidatura del juez federal Rafecas. Uno de los temas más complejos que deberá afrontar el Frente de Todos en la Cámara alta: su aprobación necesita de dos tercios de los miembros del Senado presentes en la sesión.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ