Manifestó su intención de reunirse con el Presidente

Nora Cortiñas aceptó las disculpas de Alberto Fernández

El Presidente le aseguró a Página/12 que la recibiría "gustoso" si le pide un encuentro. Tras criticarlo por sus dichos sobre los militares, la dirigente de derechos humanos reconoció que "quizás fue duro el término" que utilizó y atribuyó su reacción a que "estamos todos un poco sensibles”.

Nora Cortiñas aceptó las disculpas de Alberto Fernández y dijo que probablemente no le volvería a decir negacionista. “Desde luego que quizás fue duro el término y no lo volvería a utilizar, estamos todos un poco sensibles”, aseguró la dirigente de Madres de Plaza de Mayo Línea fundadora. "Lamenté que le hubiera dolido, pero a mí me dolieron sus expresiones, porque acá hubo un genocidio", explicó también a este diario marcando por qué "no se retracta ni se arrepiente". También dijo que va a mantener una larga reunión con el Presidente. "Cuando ella me la pida se la voy a dar gustoso", dijo Fernández a PáginaI12.

La controversia se originó el pasado viernes 21 de febrero, cuando el jefe de Estado despidió un contingente de Cascos Azules y pidió “dar vuelta la página” con respecto a las Fuerzas Armadas en virtud de que los nuevos jefes egresaron de sus escuelas en democracia.

"Quiero darles la bienvenida a los nuevos jefes y manifestar mi alegría por el hecho de que hoy todos los oficiales y suboficiales son hombres de la democracia, egresaron de sus escuelas en democracia y esto amerita que de una vez por todas demos vuelta la página y celebremos”, aseguró el mandatario, quien se disculpó en un largo hilo de Twitter en el que aclaró lo que quiso de decir, sostuvo que no había utilizado las palabras "pertinentes" y reiteró su compromiso "en favor de la verdad y la justicia".

Tras la despedida de Fernández al contingente de Cascos Azules, Cortiñas había tildado de "negacionistas" sus dichos. La posterior disculpa del Presidente y el paso de las horas la llevararon a reflexionar y dar marcha atrás. En ese contexto admitió que utilizó una palabra fuerte y que no volvería a hacerlo. 

En ese contexto dio por hecho que ambos mantendrían una "larga reunión", que a esa altura no estaba pautada en la agenda del Presidente. Consultado por este diario, Fernández señaló que cuando ella la solicite, la va a recibir "gustoso".

La posición de Cortiñas crítica al Presidente no fue compartida por otros referentes de derechos humanos. La titular de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela Carlotto , analizó que lo dicho por Fernández al despedir a los Cascos Azules fue "para alentar a los jóvenes militares que van a dar el cuerpo en otro país". 

Carlotto dijo creer en "la franqueza y las formas" de Fernández y opinó que "no tendría que haber pedido disculpas si lo dijo mirando a la cara de esos jóvenes". Y dejó en claro, además, su discrepancia con Cortiñas. “Es un pensamiento único de una persona, no de una institución", remarcó para luego agregar: "Nosotros somos muy mayores, a veces hablamos de más. Ella es una mujer muy sufrida, una compañera, ha perdido hijos. Los años y el dolor pudieron llevarla a equivocarse”.

La Asociación de Madres de Plaza también respaldó al Presidente.  La entidad conducida por Hebe de Bonafini explicó que está "completamente de acuerdo con lo que dijo Alberto Fernández" y agregó que "sus expresiones fueron muy claras en cuanto a la reivindicación de las fuerzas armadas, renovadas, que crearon Néstor, Cristina y Nilda Garré con su modificación de los planes de estudio y formación militar".

Las Madres de Plaza de Mayo enfatizaron que las fuerzas armadas "ya nada tienen que ver con la dictadura, ya que están integradas por personas que nacieron hace 20, 25, 35 años". "Estamos de acuerdo con reconocer y reivindicar esas nuevas fuerzas armadas, porque si no nunca las vamos a tener de nuestro lado, al lado del pueblo", expresaron.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ