El primer ministro permanece en terapia intensiva 

Boris Johnson se encuentra estable y sin respirador artificial

Desde Downing Street repiten que Johnson se encuentra estable y de buen ánimo, en un denodado esfuerzo por llevar tranquilidad a la población. El país registró una cifra récord de 786 fallecidos en las últimas 24 horas.
Imagen: EFE

El primer ministro británico Boris Johnson, que permanece desde el lunes en terapia intensiva debido al coronavirus, no tiene neumonía y respira sin ayuda artificial. Desde Downing Street repiten que Johnson se encuentra estable y de buen ánimo, en un denodado esfuerzo por llevar tranquilidad a la población. El líder conservador delegó temporalmente la mayoría de sus funciones en el canciller Dominic Raab , que en conferencia de prensa se mostró confiado en que Johnson pueda retomar sus obligaciones "en poco tiempo". En las últimas horas, Johnson recibió el respaldo de la reina Isabel II, que envió una carta dirigida a él, a su novia Carrie Symonds y al resto de su familia, deseándole una "rápida y completa recuperación". Gran Bretaña registró en las últimas 24 horas una cifra récord de 786 fallecidos, lo que elevó el número de víctimas fatales a 6.227.

Por la tarde del martes, Johnson continuaba "recibiendo tratamiento estándar de oxígeno y respirando sin ninguna otra ayuda", afirmó el ministro de Relaciones Exteriores, Dominic Raab, quien lo reemplaza a la cabeza del ejecutivo. "No ha necesitado respirador mecánico ni apoyo respiratorio no invasivo", aseguró en rueda de prensa. 

"Si algo sé sobre este primer ministro es que es un luchador" y "volverá a guiarnos en poco tiempo", subrayó Raab. Único líder de una gran potencia enfermo de Covid-19, Johnson, de 55 años, ingresó en el Hospital Saint Thomas de Londres el domingo para someterse a pruebas debido a que sus síntomas persistían al cabo de diez días. El lunes su salud se deterioró y debió ser trasladado de urgencia a la unidad de cuidados intensivos.

La noticia conmocionó al país, especialmente después de que el siempre optimista Johnson tuiteara desde su cama de hospital que tenía "buen ánimo" y sus colaboradores insistieran con que "seguía al mando". 

Para James Gill, profesor de la Warwick Medical School, la internación de Johnson sugiere que para muchos británicos "la epidemia de coronavirus se acaba de volver real". "Para una parte no menospreciable de la población británica el Covid-19 era una enfermedad que afectaba a otra gente, pero Boris Johnson no es otra gente", agregó.

Desde las calles de Londres, donde algunas personas pasean despreocupadas sin respetar la distancia aconsejada de dos metros, Lucy Ashleigh acuerda con esa postura. "Definitivamente, esto podría hacer que la gente se lo tome más en serio, tal vez hacer que la gente deje de pasar el rato en los parques y de reunirse con sus amigos", dijo. "Supongo que es bueno en ese sentido, pero es horrible para él y para su familia y para la nación", agregó.

La reina Isabel II, de 93 años, que el domingo se dirigió al país en un discurso televisado poco habitual, le mandó una carta a Johnson, su pareja Carrie Symonds y a su familia, deseándole una recuperación "completa y rápida". En el mensaje escrito, la soberana dio también las gracias al personal sanitario por su "compromiso desinteresado" y su "entrega" en "las circunstancias más difíciles".

El poder limitado de Raab

Mientras Johnson permanece en terapia intensiva, Downing Street continúa asegurando que pocas cosas han cambiado desde su internación. "El primer ministro sigue siendo el primer ministro", remarcó un vocero de gobierno. El canciller Dominic Raab se va a encargar de una parte de las funciones que ejercía hasta ahora Johnson mientras éste continúe incapacitado, pero no asume el cargo de jefe de Gobierno y sus poderes son limitados.

El titular de Exteriores no mantendrá la audiencia semanal con la reina que últimamente Johnson hacía por teléfono. El secretario del gabinete de Johnson, Mark Sedwill, el más alto funcionario del Estado, se encargará de mantener el contacto regular con el palacio de Buckingham.

En cambio, Raab presidirá el Consejo de Seguridad Nacional si es necesario, pero por ahora se han suspendido sus reuniones periódicas, mientras la actividad parlamentaria permanece congelada. Downing Street subrayó además que en decisiones importantes, como aquellas relacionadas con seguridad y defensa, el ministro de Exteriores debe tener en cuenta la opinión del resto del gabinete de gobierno.

En caso de que Raab también se viera afectado por la pandemia de coronavirus u otra circunstancia, y se encontrara indispuesto al mismo tiempo que Johnson, el ministro designado para tomar las riendas del Ejecutivo será el titular de Economía, Rishi Sunak.

En una ronda de entrevistas con los principales medios de comunicación británicos, el ministro del Gabinete, Michel Gove, aseguró que "el trabajo del gobierno sigue adelante". Sin embargo, el propio Gove tuvo que entrar en cuarentena debido a que un miembro de su familia empezó a mostrar síntomas de coronavirus.

Por su parte, tanto el ministro de Salud, Matt Hancock, como el asesor médico del Ejecutivo, Chris Whitty, superaron un proceso compatible con el Covid-19 y volvieron a sus cargos. El ministerio de Salud divulgó este martes la mayor cifra diaria de muertos por coronavirus en el país (786) desde el inicio de la crisis sanitaria. El país superó los 6 mil muertos por la pandemia, y ya se confirmaron 55.242 contagios.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ