El otro virus

Pelotuditis Infodémica

Imagen: NA

Cuarenteneros y cuarenteneras: espero que sepan disculparme y, si no saben, que aprendan rápido a hacerlo, porque esta semana, dada la urgencia que nos compele, en vez de la tradicional nota de reflexión política humorística que caracteriza esta columna, he debido optar por un texto de divulgación, si no de alarma, alerta o algo parecido.

Es que mientras todes pasamos la cuarentena encerrades con quien amamos o sin elle, mirando series o pelis; mientras despotricamos porque nos aburrimos o porque tenemos demasiado que hacer, un sigiloso virus penetra en nuestras casas y en nuestras cabezas, sin cambiarse el calzado ni lavarse con alcohol en gel.

Es el virus que produce la "infodemia", científicamente llamada “Pelotuditis Infodémica”.

Contra la infodemia, lavarse las manos está absolutamente contraindicado, lo que nos complica la vida, ya que debemos lavárnoslas en un caso, y no en el otro: ya con un virus es difícil; con dos, ni les digo.

El agente vector de la infodemia es el “Mentirosus Vulgaris” . Tan mentiroso es, que es un virus pero tiene nombre de bacteria. Se mete por cualquier parte, pero sobre todo, por ojos y oídos, y a partir de medios de comunicación, pero también por el celular o el boca a oído, cuando un vecino, pariente amigo o anónimo, se lo trasmite y usted no está vacunado.

Hace daño a niños, adultos y mayores. En los niños, es probable que pase con el tiempo. Pero, inexplicable y casi imperdonablemente, la mayoría de los adultos no ha desarrollado anticuerpos que les permitan protegerse y proteger a sus cercanos o ayudar a sus vecinos a no propagarlo.

El síntoma más grave es tomar decisiones que van contra los propios intereses del enfermo y sus cercanos, y a favor de los que crearon el virus. Por ejemplo, la infodemia les hace creer:

· Que “oponerse al impuesto a la riqueza” es proteger su pyme, o su caja de ahorro, y que si alguien tiene millones de veces más capital que él, es por mérito propio y nadie se lo debe quitar.

· Que “los ricos, si no tienen plata, no invierten y, si no invierten, no generan empleo”. En realidad, los ricos suelen decidir qué hacen con su dinero, y no necesariamente es generar empleo. El Estado, en cambio, sí podría, por ley, destinar ese dinero a salud, educación o empleo.

· Que, si se liberan presos, se va a liberar asesinos, violadores o violentos. Nadie propuso eso, salvo una jueza que violó la cuarentena y luego lanzó ese rumor para ponerle onda.

· Que está bueno romper la cuarentena y hacer una marcha, cada uno a un metro de otro: si no pueden salir a caminar de a uno, imagínense todes juntes. Ya van a decir que esa marcha es un truco del Gobierno para enfermar a todos los opositores.

· Que “producir” es lo mismo que “obtener dinero por renta financiera”. Llaman “trabajar” a sentarse a esperar los intereses y les molesta que parte de ese dinero lo cobre el Estado, justamente como impuesto a "lo que no producen”.

· Que preocuparse por los más humildes o los necesitados es “ser comunista”. Un acto anticomunista en la Argentina del siglo XXI y en medio de una pandemia, merece, si lo hubiera, el récord Guinness a la Pelotuditis Infodémica.

El enfermo de pelotuditis habla, grita, tuitea, cacerolea, sale, miente, repite, porque lo instruyen a través del ARN viral: "Acatá, Repetí, Negá".

Nuestro gobierno sabe de la existencia de ese mal, y hace lo posible por limitar el número de enfermos. Es un esfuerzo enorme y epopéyico, pues hubo cuatro años de inoculación constante, y no es fácil.

Igualmente, aplaudimos sus logros y la extrema paciencia del Primer Mandatario, que, con calma filosófica, explica los hechos reales masivamente e intenta recuperar a quienes tienen los oídos infectadísimos.

Mientras no haya una vacuna, éste es el camino.

Como aporte científico, quiero terminar esta columna incluyendo un paper –al parecer, escrito por un coro de epidemiólogos soviéticos– que, con Alejandro Sanz, hemos transformado en canción. Y para fortalecer el sistema de defensas, puede ver el video en el canal de RS Positivo en YouTube, haciendo clic en este link (y, si gusta, se suscribe al canal).

Pelotuditis (Rudy- Alejandro Sanz (RS+)

En la historia hemos sufrido enfermedades
Peste, lepra, gripe, y más calamidades
Hubo algunas peligrosas infecciones
Que diezmaban numerosas poblaciones
Epidemias de bronquitis y hepatitis
De gastritis, urticarias, sinusitis
Hoy parece que hay un virus en la psiquis
Que nos produce una letal pelotuditis

Estribillo

Pelotuditis en la clase alta
Pelotuditis en la clase media
Pelotuditis en la clase baja
Pelotuditis que produce la infodemia
Pelotuditis en muchos gobernantes
Pelotuditis en muchos gobernados
Pelotuditis en discursos delirantes
Pelotuditis que nos tiene preocupados

Tal vez el síntoma que más los perjudica
(Es) cacerolear porque la tele se lo indica
Pero hay un signo que da el pelotudismo
(¿Cuál?) es hacer cosas en contra de ellos mismos
Afecta a jóvenes y viejos, semejantes
Y les instala su discurso dominante
Y en el espejo del soberbio y arrogante
Se creen pelotuditis importantes
Mientras la peste terrible nos asola
La pelotuditis golpea cacerolas
No se dan cuenta que el mal que los controla
Es peligroso como mono con pistola

Resumiendo: durante esta pandemia
Hay que evitar que nos gane la infodemia
Pues si dejas que penetren en tu psiquis
Seremos víctimas de la pelotuditiiiis

Hasta la que viene.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ