Cómo construye su perfil "la Bolsonaro argentina"

Patricia Bullrich, tiktokera mano dura

Entre la humanización en las redes (aunque sea al borde del ridículo) y la identificación con la extrema derecha, la presidenta del PRO va por la candidatura a diputada en 2021 y declara: "No me parece alocado pensarme como candidata a presidenta".

Es la lugarteniente de Mauricio Macri. Es la voz más dura de la oposición, al punto de que le causó problemas en su propio espacio. Y no descarta ser candidata a presidenta (o, en su defecto, a jefa de Gobierno). Patricia Bullrich, de ella se trata. Quien supo ser la ministra de Seguridad de hierro de Mauricio Macri, hoy es su mano derecha. En los últimos días, ensayó una serie de videos delirantes en TikTok que la muestran en un perfil más humano, jugando para sus nietos. La combinación de trivialidad y mano dura la acercan -como ya la compararon alguna vez- a la figura de Jair Mesias Bolsonaro. Habrá que ver si puede recorrer el mismo camino hacia el poder que hizo el presidente de Brasil.

Bullrich construyó un perfil duro a ultranza en los cuatro años como ministra de Seguridad de Macri y lo hizo a conciencia. Llegó a ser la figura más rechazada por los detractores del macrismo luego de su defensa cerrada de Gendarmería en el caso de Santiago Maldonado, de Prefectura en el de Rafael Nahuel y de los disparos por la espalda de Luis Chocobar, como preludio a una doctrina general de defensa de lo actuado por las fuerzas de seguridad en casos de violencia institucional. En la misma línea, se volvió la opositora más acérrima no bien comenzó el gobierno de Alberto Fernández.

La Mano Dura

Tras la victoria de Bolsonaro en Brasil, hay una idea de que identificarse en un extremo de mano dura y derecha puede arrastrar votos. Muchos votos. Por eso, apenas comenzó la pandemia buscó ponerse al frente de los cacerolazos, aunque luego lo negó cuando comenzaron a cuestionarla desde otros sectores del PRO, vinculados a Horacio Rodríguez Larreta, el gran adversario del ala dura. Tuvo muchas críticas internas, pero Bullrich nunca paró. Desde que fue designada como presidenta del PRO, cuenta con el respaldo de Macri para (casi) todo lo que hace.

Por eso, hace poco se subió de nuevo a la protesta sobre los presos. "El Presidente se enojará y me echará la culpa en nombre de toda la oposición. Pero el pacto de Devoto que firmaron con los delincuentes generó esto y otros tantos delitos. No se lave las manos, Presidente. Ustedes eligieron dejar a los presos libres y estas son las consecuencia", lanzó, luego de festejar que los presos no iban a quedar libres (allí no rigió el principio de no contradicción). "Sea responsable y no asuste a la sociedad, Presidente. Salir de la cuarentena no es a todo o nada como hicieron con los presos. En vez de señalar a la oposición podríamos debatirlo en una mesa conjunta", dijo, en otra oportunidad, en su Twitter. La comunicación apunta a confrontar directamente con Alberto Fernández. En varios programas explicó que ella es la designada para hacerlo, mientras Macri mantiene un silencio estratégico.

La TikTokera

A este perfil duro, le sumó uno más "blando" con videos en TikTok, donde todavía no se la vio bailando (como se estila en esa red social), pero sí mostrando un corte de pelo desparejo y explicando, sonriente: "Me corté el pelo y además de cortarme el pelo me lo teñí. Y me lo corté con la tijera de la cocina y me quedó un pelo atrás. Pero bueno, es lo que puedo hacer". En otro video, aparece en cámara con guantes de cocina, anteojos oscuros y barbijo, y cuenta: "Soy la compradora designada de la casa, así que me voy a hacer las compras". En un tercer video, está subida a una silla en su balcón y dice: "¡Se tira, se tira, se tira la abuela!", y se lanza de la silla. Sin heridos. 

"La cuenta la abrí sola, para comunicarme con mis nietos. Mi equipo de comunicación me quiere matar. A partir de ahora, le pongo privado y no salgo más con estos videos", prometió Bullrich en un programa de televisión.

También está muy activa en las stories de Instagram, aunque con un perfil más clásico de política. Por ejemplo, se grabó haciendo Zoom con dirigentes mujeres del PRO. En uno de esos videos, escribió: "No son necesarios superpoderes para combatir el coronavirus". Fue algo que amplió en Twitter para criticar al Gobierno nacional: "Chau Parlamento. La Plata de toda la sociedad en manos de un funcionario. ¡No a la anulación de toda la institucionalidad argentina!". En cambio, no hizo mención a la sanción de la Ley de Emergencia Económica porteña, que le da facultades similares a Larreta. A tanto no llegó todavía la interna.

Bullrich presidenta

Ya fue Ministra de Trabajo con la Alianza, formó parte del Congreso en distintas coyunturas (una de ellas, el recordado "Grupo A"), y se ocupó de Seguridad con Macri. La carrera de Bullrich es extensa y está lejos de terminar. En su entorno, indican que todavía no definió sus próximos pasos, pero no son difíciles de adivinar. "Supongo que querrá ser diputada en 2021", indicaron.

¿Y después? "No me parece alocado pensarme como candidata a presidenta", dijo hace poco en un programa de televisión. Claro que, enseguida, aclaró: "Cuando yo estoy en un lugar, juego a ese lugar. Juego a que el PRO crezca. Si Juntos por el Cambio crece, crece la posibilidad de que alguno del equipo sea candidato. Si cada uno apuesta a su proyecto individual,  el espacio no crece", planteó.

Otra posibilidad que tiene abierta es volver a ser candidata a jefa de Gobierno, algo que intentó en su momento (una de sus campañas es recordada por cómo atacó a Macri en los debates. Cosas de la política). Ni Larreta ni Diego Santilli tienen posibilidad de reelegir y hay un espacio abierto allí. No obstante, en el entorno de la presidenta del PRO dicen que con la pandemia no está pensando en esas cosas. Por ahora.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ