STREAMING

Casarse puede ser un problema

Luego de su debut detrás de cámaras en Cara de queso, Ariel Winograd eligió para su segunda película una comedia de enredos que transcurre en el contexto de un accidentado casamiento. De acuerdo a lo que contó el realizador, la idea de hacer Mi primera boda surgió de su propio casamiento con la productora ejecutiva Nathalie Cabiron donde todo salio mal: "Fue un desastre, entonces pensé ¡que pocas películas de casamientos hay en la Argentina! En cambio, películas de casamiento hollywodenses, hay cuatro por año".

Partiendo de esa premisa, el film se desarrolla durante el día de la boda entre Adrián y Leonora, en una situación que parece soñada: una fiesta clásica en una hermosa casona antigua rodeada de un inmenso parque, torta de cuatro pisos, banda en vivo y un variado catering. Sin embargo, el novio, nervioso por dar el sí, comete un pequeño error que pretende ocultar a su novia mientras intenta solucionarlo, pero lejos de eso complica más las cosas y pone en riesgo no solo la fiesta sino también su futuro matrimonio. 

Winograd presenta una entretenida historia de humor, que si bien puede tener algunas flaquezas del guión y de los gags cómicos, cuenta con una ambiciosa puesta en escena, subtramas divertidas y un elenco de lujo, tanto por los protagonistas, Natalia Oreiro y Daniel Hendler, pero principalmente por los papeles secundarios: Imanol Arias, Martín Piroyansky, Pepe Soriano, Gino Renni, Daniel Rabinovich, Marcos Mundstock, Clemente Cancela, Alan Sabbagh, Muriel Santa Ana y Soledad Silveyra.

Mi primera boda, de Ariel Winograd, disponible en la plataforma Cine.ar

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ