El plan de Desarrollo Productivo para superar la crisis

Cinco ejes para la pospandemia

El Gobierno trabaja en un programa de incentivos para sectores clave. La premisa es exportar más, con desarrollo científico e industrial.
Español, Kulfas, Merediz y Schale, en la presentación del plan.Español, Kulfas, Merediz y Schale, en la presentación del plan.Español, Kulfas, Merediz y Schale, en la presentación del plan.Español, Kulfas, Merediz y Schale, en la presentación del plan.Español, Kulfas, Merediz y Schale, en la presentación del plan.
Español, Kulfas, Merediz y Schale, en la presentación del plan. 

El Ministerio de Desarrollo Productivo a cargo de Matías Kulfas dio impulso a la agenda de la “pospandemia”. Kulfas tiene cinco “ejes de largo plazo para la reactivación productiva”: recursos naturales y sus cadenas (agroindustria, hidrocarburos, minería); Green New Deal (renovables, electromovilidad); economía del conocimiento e industria 4.0; industrias de la salud y un sistema de banca de desarrollo.

“Tenemos el deber histórico de cuidar el entramado productivo y acotar el daño que genera la situación a nivel internacional. Además, tenemos la obligación de pensar en el futuro y en lo que necesitamos para que la Argentina vuelva a crecer, generando nuevas condiciones productivas para el desarrollo económico y social”, dijo el ministro.

El Ministerio lanzó las Mesas Regionales para el Desarrollo Productivo Federal. Se trata de comisiones compuestas por empresarios, representantes gremiales y funcionarios estatales con foco en la reactivación de la actividad económica en todo el país. En la presentación, Kulfas estuvo acompañado por los secretarios de Comercio Interior, Paula Español; de Industria, Economía del Conocimiento y Gestión Comercial Externa, Ariel Schale, y de Pequeña y Mediana Empresa y los Emprendedores, Guillermo Merediz.

El ministro también llamó a sus pares provinciales a “trabajar en una serie de planes a largo plazo que conformen un plan de desarrollo regional, para concentrarnos en la salida de la situación por la pandemia y empezar a pensar en el perfil productivo de la Argentina de la próxima década”. Pidió a los ministros provinciales “identificar las problemáticas y los planes productivos que tienen cada provincia y región y construir entre todos los instrumentos que fortalezcan las capacidades del sector privado para avanzar en el país que necesitamos”.

La cartera de Desarrollo Productivo todavía no dio mayores precisiones sobre el plan de medidas para impulsar la producción una vez que se encamine la cuestión sanitaria en el AMBA y en otros focos de contagio. Sin embargo, Kulfas adelantó las premisas centrales que van a guiar la gestión, las cuales pretende que se conviertan en puntos de consenso con las provincias, las empresas, los sindicatos y otras organizaciones de la sociedad civil.

La primera premisa es la necesidad “exportar más”. Kulfas y su equipo están convencidos desde hace años que la única salida a la encerrona macroeconómica en la que recurrentemente cae el país es que la industria mejore su balance externo de dólares, lo cual no solo implica la sustitución de importaciones sino el aumento de la canasta de exportables. En el mismo sentido juega otra definición del ministro: “Mercado interno versus mercado externo es una falsa antinomia”.

Dentro de la estrategia exportadora de Kulfas sobresalen los sectores vinculados a recursos naturales tradicionalmente más competitivos, como la agroindustria, hidrocarburos y minería. Sin embargo, el ministro aclara que “ninguna política productiva será sustentable si no piensa la dimensión ambiental”. Más allá de la fuerte expectativa sobre los sectores ligados a recursos naturales, el funcionario también aclara que “ningún sector productivo sobra: todos son importantes”, lo cual es un mensaje dirigido a sectores como textil, calzado, juguetes y otros usualmente denominados “sensibles”.

Otra de las premisas del plan es que "no hay futuro sin políticas productivas", lo cual sugiere la relevancia de la llamada "microeconomía". En ese sentido está la definición de que "si no mejoramos la productividad, no bajaremos ni la pobreza ni la desigualdad", "la apertura comercial no es un fin en sí mismo, sino una herramienta que debe ser utilizada de manera inteligente" y "una buena política productiva debe reducir las brechas de género".

El Ministerio de Desarrollo Productivo entiende que "una macroeconomía estable ayuda al desarrollo productivo", lo cual se vincula a la necesidad de que no se atrase demasiado el tipo de cambio y de sostener cierto equilibrio fiscal. Por último, la cartera definió que "toda política de desarrollo productivo debe ser una política de desarrollo regional".

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ