Shia LaBeouf le pone el cuerpo a su traumática historia

"Honey Boy": el pasado como un lastre

El actor escribió el guión de la película dirigida por Alma Har’el, en la que retrata de manera apenas velada sus comienzos como estrella infantil y la retorcida relación con su padre, a quien interpreta sin complacencias. 
"Honey Boy" cuenta con el plus dramático de que es el propio LaBeouf quien interpreta a su padre."Honey Boy" cuenta con el plus dramático de que es el propio LaBeouf quien interpreta a su padre."Honey Boy" cuenta con el plus dramático de que es el propio LaBeouf quien interpreta a su padre."Honey Boy" cuenta con el plus dramático de que es el propio LaBeouf quien interpreta a su padre."Honey Boy" cuenta con el plus dramático de que es el propio LaBeouf quien interpreta a su padre.
"Honey Boy" cuenta con el plus dramático de que es el propio LaBeouf quien interpreta a su padre. 

Honey Boy       6 puntos

Estados Unidos, 2019

Dirección: Alma Har’el.

Guión: Shia LaBeouf.

Duración: 94 minutos.

Intérpretes: Shia LaBeouf, Lucas Hedges, Noah Jupe, FKA Twigs, Byron Bowers, Laura San Giacomo, Clifton Collins Jr.

Estreno: Puede verse en Google Play y YouTube.

A los 21, Shia LaBeouf ya tenía un lugar en el cielo de Hollywood. El comienzo como estrella adolescente en Disney Channel y una serie de pequeños papeles lo colocaron en un camino que lo llevó directo a la cima. Así fue héroe en Transformers, una de las sagas más exitosas del siglo XXI y coprotagonizó con Harrison Ford la última Indiana Jones, al mismo tiempo que era convocado por prestigiosos cineastas del circuito independiente, confirmando su ductilidad. Pero esos brillos pronto se convirtieron en las chispas de una mecha demasiado corta y antes de los 30 LaBeouf explotó como una bomba. Su carácter obsesivo lo llevó a tener conflictos con compañeros y directores, al mismo tiempo que los excesos con el alcohol y una serie de detenciones que incluían resistencia a la autoridad lo obligaron a pasar 10 semanas detenido en rehabilitación. En ese proceso el actor escribió el guión de Honey Boy, en el que retrata de manera apenas velada sus comienzos como estrella infantil y la retorcida relación con su padre.

Como si se tratara de un experimento narrativo que busca comprobar la teoría de la acción y la reacción, Honey Boy está contada a partir de dos líneas temporales a las que el montaje paralelo va cruzando con la intención de que una sirva, tal vez, para comprender lo que ocurre en la otra. Todos los elementos de la biografía pública de LaBeouf se amontonan en el extremo que retrata la vida adulta de Otis, un joven actor que acaba en rehabilitación por todo lo expuesto en el párrafo anterior. La otra línea aborda la infancia del protagonista, que vive con su padre en un humilde hotel de ruta en el que habitan los descastados de siempre: inmigrantes, prostitutas, excombatientes.

La película, dirigida por la israelí Alma Har’el (que ya había trabajado con LaBeouf en 2012, en un video clip de la banda islandesa Sigur Rós), es el registro estetizado de una serie de situaciones física y psicológicamente violentas a las que el pequeño Otis es sometido por su padre, un ex artista frustrado que arrastra distintas adicciones. El retrato de un niño que debe hacerse cargo de la inoperancia afectiva no solo de un padre que busca estar presente a pesar de sus imposibilidades, sino de una madre cuya ausencia, lejos de exculparla, la convierte en un fantasma igual de dañino. 

Honey Boy cuenta con el plus dramático de que es el propio LaBeouf quien interpreta al padre, confirmando que la película no es otra cosa que un tour de force con fines terapéuticos. Sus escenas finales intercalan imágenes de Otis pequeño y adulto siendo abrazado por su padre desde atrás: en ambos casos, a pesar de las sonrisas, parece llevarlo como una mochila. Por eso es imposible no ver en ella un relato autoindulgente, un mea culpa del actor que, ya grande, sigue cargando su pasado como un lastre, pero al mismo tiempo busca justificar en él los excesos del presente.  


Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ