El abogado de la familia había denunciado que los estaban ocultando

Caso Facundo Castro: aparecieron los libros de guardia de la comisaría

Con varias semanas de demora, finalmente aparecieron los libros de guardia de la comisaría de Mayor Buratovich, documentación que debería servir para identificar a los dos policías bonaerenses que subieron en una camioneta oficial al joven Facundo Astudillo Castro, desaparecido desde el 30 de abril en Bahía Blanca. “Se hizo la apertura de los libros de guardia, que ahora tienen que ser escaneados y nos dijeron que el miércoles próximo vamos a tener la información”, le dijo a Página/12 el abogado Leandro Aparicio, uno de los querellantes en la causa.

Por otro lado, y de manera virtual, prestaron declaración “varios testigos de identidad reservada que pidieron garantías porque temen por su seguridad”, explicó Aparicio. Las novedades se produjeron mientras continuaron, sin resultados, los operativos de rastrillaje en búsqueda del paradero de Facundo. Al mismo tiempo, se supo que la exministra de Seguridad, Patricia Bullrich, llamó reiteradas veces a la madre de Facundo para expresarle su “solidaridad”, algo que nunca hizo cuando, durante su gestión, se produjo la desaparición en el sur de Santiago Maldonado.

“Hubo declaraciones testimoniales de manera virtual y se produjo la apertura de los libros de guardia de la comisaría de Mayor Buratovich”, involucrada en la investigación por la “desaparición forzada” de Facundo, de 22 años. En cuanto a los libros de guardia, Aparicio explicó que fue “a preguntar cuántos días va a demorar el acceso a esa información y me dijeron que hay que escanearlos”.

“Con esa documentación vamos a tener conocimiento sobre la sincronización de todos los movimientos” registrados mediante el sistema VAYC que utiliza la policía. De esa forma “podemos establecer los distintos móviles que estuvieron involucrados ese 30 de abril en la zona de Buratovich”, en el horario en el que fue visto por última vez Facundo Astudillo Castro.

El joven había salido ese día de su casa, en Pedro Luro, para dirigirse a la casa de su novia, en Bahía Blanca, para tratar de reconciliarse con ella. Viajaba “a dedo” y sin autorización para movilizarse en cuarentena.

“Los de los libros son los datos centrales que queremos analizar para individualizar a quienes eran los que estaban en la camioneta donde vieron subir a Facundo Castro”, señaló Aparicio. Del informe deben surgir los datos sobre “quiénes eran todos los policías que estuvieron ese día en la zona porque tiene que estar todo asentado en el libro de guardia, que es la parte oficial, claro que debe haber otra parte extraoficial como lo es el hacer desaparecer a una persona, pero eso obviamente no creo que lo pongan ahí”.

De todos modos, debe surgir la identidad de los dos policías que subieron al chico a una camioneta. “Si sabemos quiénes estuvieron de guardia, lo vamos a saber y podremos avanzar en la investigación”, resaltó. También van a surgir otros nombres, otros móviles que estuvieron en la zona y que necesariamente tuvieron que ver la camioneta en cuestión. De esos datos pueden salir a la luz cargos eventuales por encubrimiento, dado que hubo policías que declararon como testigos y dijeron haber tomado contacto con el joven desaparecido.

“Son ocho o nueve biblioratos que estaban siendo escaneados y ahora lo más costoso es describir qué es cada cosa, cada dato registrado. Tienen que hacer ese trabajo, después escanearlo y después hacer un informe de lo que se encontró. Eso se podría haber hecho hace dos semanas, ya pierdo la cuenta de los días, pero se lo pedimos hace un montón, cuando fueron secuestrados los libros el día que vino el ministro (Sergio) Berni y desde ese día estuvieron guardados”.

“El martes les pedimos ‘por qué no abren esos libros’ y recién ahora lo hicieron, porque a los querellantes no nos dan las mismas posibilidades que a la Fiscalía”, sostuvo Aparicio. Se quejó porque “hay corticircuitos, hay información que se filtra” para conocimiento de algunos medios locales y por esa razón “hay testigos que aparecen por sorpresa y aparecen en esos medios, que lo saben antes que nosotros y hay testigos que piden declarar con identidad reservada y por eso nos preocupa que se produzcan esas filtraciones”.

Por otra parte, se realizaron nuevos operativos de rastrillaje en distintas zonas de las localidades de Teniente Origone, Mayor Buratovich e Hilario Ascasubi en inmediaciones de la ruta nacional 3. Se informó que no hubo resultados que puedan servir para dar con el paradero de Facundo.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ