En casos de violencia de género
Protocolo para prevenir

En la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo avanza la puesta en práctica del “Protocolo de acción institucional para la prevención e intervención ante situaciones de violencia o discriminación de género u orientación sexual”, aprobado en la UBA a fines de 2015, por impulso de una agrupación estudiantil. Fue otra de las repercusiones de la marcha Ni Una Menos. Este año, se creó la Unidad de Género, al frente de la cual fue designada la profesora Griselda Flesler, quien coordina la aplicación del protocolo. 

En realidad, el Rectorado se demoró en promover el protocolo. Se tomó casi un año para crear la Dirección General de Promoción y Protección de los Derechos Humanos, desde la cual se debe garantizar el funcionamiento del protocolo en todas las facultades, hospitales y escuelas dependientes de la UBA. Como primer paso, pidió la designación de un referente por lugar. Filosofía y Letras fue más veloz en la reacción, frente a un tema tan sensible a la sociedad, que ganó tiempo creando en 2016 la comisión “No a la violencia de género” para trabajar sobre la problemática en la comunidad educativa. La comisión recibe consultas, información y denuncias a través de su correo electrónico noalaviolenciadegenero@filo.uba.ar. Durante 2016 recibió alrededor de 15 testimonios, que “dieron lugar a diversas acciones de acompañamiento y atención”, señaló a este diario Graciela Morgade, decana de Filosofía y Letras. En el inicio de 2017, para el 8 de marzo, lanzaron una encuesta masiva a toda la comunidad relacionada con las experiencias de violencia de género que estudiantes, docentes y no docentes puedan haber padecido en la Facultad. A fines de mayo presentarán los resultados de la  consulta que fue respondida por 2729 personas integrantes de la comunidad educativa y el plan de acción que van a proponer llevar adelante.

“En la FADU la Unidad de Género tiene entre sus objetivos sensibilizar y concientizar a nuestra comunidad acerca de la violencia y la discriminación de género u orientación sexual”, destacó Flesler. Desde que difundieron las acciones de la oficina recibieron numerosas consultas y algunas denuncias de diversa índole, dice. “Es interesante el trabajo que desde la UBA se hace con los referentes de las distintas Unidades Académicas. Encuentros de capacitación e interacción que nos permiten conocer otras experiencias y formarnos en el tema. Para este año tenemos pensadas diversas acciones de difusión como campañas, concursos de afiches,  además de la elaboración de estadísticas que aporten números concretos para las futuras acciones relacionadas a la paridad de género”, explicó la docente. 

Otras universidades, como la de General Sarmiento y la de San Martín, entre varias más del país, pusieron en práctica también protocolos de este tipo, tras las movilizaciones con la consigna Ni Una Menos.