Emiten nueva deuda por 1050 millones de dólares
La máquina de endeudarse
A una semana de la colocación de bonos a cien años, el Ministerio de Finanzas anunció la emisión de tres Letras del Tesoro. La cartera que conduce Luis Caputo justificó la decisión con el argumento de que  forma parte "de una estrategia financiera integral”. Mauricio Macri hizo de la Argentina el país emergente que más deuda emitió en el último año y medio.
Macri y Caputo siguen endeudando a los argentinos.Macri y Caputo siguen endeudando a los argentinos.Macri y Caputo siguen endeudando a los argentinos.Macri y Caputo siguen endeudando a los argentinos.Macri y Caputo siguen endeudando a los argentinos.
Macri y Caputo siguen endeudando a los argentinos. 
Imagen: Leandro Teysseire

El Ministerio de Finanzas anunció hoy una nueva emisión de deuda. Este vez salió al mercado financiero con Letras del Tesoro por un total de 1050 millones de dólares. La administración de Mauricio Macri vuelve a así a tomar deuda a tan solo una semana de la emisión del bono a cien años, cuya carga deberán sobrellevar los próximos 26 gobiernos. La cartera que conduce Luis Caputo justificó la operación con el argumento de que forma parte "de una estrategia financiera integral”.

Las tres nuevas Letras del Tesoro tienen distintos plazos de vencimiento. La primera de ellas, por 300 millones de dólares, tiene como fecha de emisión el 30 de este mes y plazo hasta el 9 de febrero de 2018. La segunda, por 450 millones de dólares, también será emitida el viernes próximo, pero su vencimiento operará el 29 de junio de 2018.

Por último la tercera de las Letras es por 300 millones de dólares, con fecha de emisión el 30 de junio de 2017 y vencimiento el 14 de diciembre de 2018, un plazo de 532 días.  En los tres casos, la amortización será íntegra al vencimiento, con interés "cupón cero" (a descuento) y colocación en uno o varios tramos.

Macri profundiza así su política de endeudamiento de la Argetina. La semana pasada el Gobierno emitió un bono a cien años por 2750 millones de dólares. La expectativa era que semejante plazo permitiera bajar el costo financiero, pero no fue así y la operación se realizó al 7,9 por ciento, una tasa muy superior a la de otros países. Desde la oposición se advirtió que la colocación se hizo en beneficio de los prestadores de dinero y el Presidente fue denunciado penalmente por defraudación por diputados del Frente para la Victoria.

Aquella fue la última de una serie de concesiones del Gobierno al sector financiero. En la Casa Rosada esperaban que  la Argentina fuera incluida luego en el índice de mercados emergentes del banco internacional Morgan Stanley, cosa que no ocurrió.

Según cálculos del JP Morgan, la recategorización podría haber implicado la entrada de 1400 millones de dólares para la compra de acciones. La decisión de la banca extranjera de no mejorar la calificación de la Argentina generó un golpe de desconfianza entre inversores locales y extranjeros y provocó la suba del dólar y la caída de la Bolsa de Buenos Aires, como así también de las acciones argentinas que cotizan en Nueva York.

El ministerio a cargo de Caputo reivindicó la nueva emisión de deuda como parte "de una estrategia financiera integral”. Se trata de la "estrategia" que llevó a la Argentina a ser en el país emergente que emitió más deuda en el último año y medio, con colacaciones de títulos y letras del Tesoro por más de 45 mil millones de dólares, un 263 por ciento más que Arabia, que quedó segunda con 17.500 millones. Según el informe de la UMET, si se suma la deuda en pesos y la emisión de provincias y empresas la cifra supera los 81 mil millones.