El aparato televisivo

Entre sus obras para chicos y para adultos, Pescetti grabó más de diez discos y publicó casi treinta libros. Además, tuvo programas de radio en la UNAM en México, y en Radio Nacional y RadioUpa en Argentina. Pero en comparación hizo poca televisión: un programa en tierras aztecas y especiales en nuestro país. “Es muy industrial la tele”, se ataja Pescetti, y explica: “Vos hacés la nota, la escribís y se publica, poco más o menos. Yo autor me siento, escribo, publico, con correcciones, más o menos. En la tele intervienen muchas más personas en todas las decisiones”, compara, y dice que la “televisión de autor” es una rareza, “como Benny Hill, Chespirito o Monty Python. Hasta el cine de autor representa casos excepcionales. Es mucho más industrial, más aparatoso, mucho más grande y come mucho más tiempo. A lo mejor es la misma cantidad de tiempo para hacer un espectáculo de dos horas que va a durar dos años que un programa de televisión de media hora”, analiza, y concluye: “Es una decisión de conservar la frescura.”