Diputados reclamó al Ejecutivo por la reglamentación de la ley de cannabis medicinal
Hasta Cambiemos denunció la demora
El 29 de marzo se aprobó por unanimidad la ley que prevé el uso de cannabis medicinal, el 14 de julio venció el plazo para que el Ejecutivo reglamente la norma. La demora impide la puesta en vigencia y el consecuente sufrimiento para cientos de pacientes, Ante el pedido del Frente para la Victoria hasta el bloque oficialista votó a favor del planteo al Ejecutivo.

La Cámara de Diputados se hizo eco de la preocupación de familiares, médicos e investigadores por la demora del Gobierno en la reglamentación de la Ley 27.350 sobre uso medicinal de Cannabis. Sobre tablas y en una votación que incluyó los votos positivos del bloque oficialista, los legisladores exigieron al Poder Ejecutivo que reglamente la norma, que contempla su puesta en marcha a los 60 días de sancionada en el Congreso, plazo que se venció el 14 de julio. 

El texto subrayaba la "preocupación" del cuerpo legislativo ante la demora del presidente Mauricio Macri para poner en marcha la normativa, que ordena al INTA, el Conicet, los Laboratorios de Producción Pública y las universidades a trabajar en la mejora del tratamiento para los pacientes que utilizan aceite de cannabis y avanzar en la producción local con fines medicinales.   

El proyecto de resolución votado a mano alzada fue presentado por la diputada del FpV y presidenta de la Comisión de Acción Social y Salud Pública, Carolina Gaillard, y exige "garantizar su efectiva implementación a fin de resguardar el derecho a la salud de los usuarios”.

En su informe al Senado, la semana pasada, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, aseguró que el Poder Ejecutivo reglamentaría a la brevedad la normativa, pero a pesar de que se venció el plazo ordenado por el Congreso hace dos meses, el Gobierno aún frena la aplicación de la ley para miles de pacientes.  

Además, las integrantes de la ONG Mamá Cultiva expresaron su preocupación por la posibilidad de que la reglamentación desvirtúe el espíritu de la ley y no contemple la totalidad de casos de usuarios de cannabis medicinal, dejando fuera y volviendo a condenar a la ilegalidad a muchos pacientes.

El Gobierno, además de demorar la reglamentación, tampoco mantiene un diálogo abierto con las organizaciones que participaron activamente de la redacción de la norma votada por amplia mayoría en el Congreso. A pesar de que se elevaron diversos pedidos de audiencia con funcionarios del Ministerio de Salud para que los tengan en cuenta y se los haga partícipes de la reglamentación de la ley, no recibieron respuesta.