La historia del parrillero cordobés al que Macri le prometió ayuda
Otra promesa incumplida
Tres meses después de la visita del Presidente, Luis Almada contó que tuvo que cerrar la fundación con la que asistía a jóvenes en situación de calle. Macri le había prometido asistencia para su proyecto, pero nunca llegó.
Imagen: Twitter

El 12 de julio pasado, Luis Almada, un cordobés que tiene una pollería y un comedor nocturno para personas en situación de calle, recibió una visita inesperada. El presidente Mauricio Macri fue hasta su local y le prometió ayuda para un proyecto con el que parrillero esperaba poder sacar a los más jóvenes de la calle: una escuela de oficios y tratamientos para las adicciones. Tres meses más tarde, Almada denunció que no recibió la asistencia prometida y que debió cerrar la fundación. “Hoy bajamos la persiana. La gente piensa que porque vino el Presidente me solucionó la vida, pero gasté el triple”, se lamentó el cordobés.

“Lo mío es una ayuda”, contó Almada sobre su proyecto. “Propuse un plan para hacer una escuela de oficios con capacitación y recuperación de adicciones para que los jóvenes puedan reinsertarse en la sociedad. Él me dijo que lo hagamos y yo di mi palabra y la cumplo cueste lo que cueste”, contó el parrillero en declaraciones a Radio Mitre sobre el encuentro que tuvo con Macri, donde el Presidente le prometió ayuda para arrancar su proyecto.

Pero la ayuda no llegó nunca y Almada no pudo seguir sosteniendo la iniciativa con sus propios medios. “Nosotros inscribimos la fundación pusimos todos los papeles en regla pero aparentemente los tiempo de la Nación no son los mismo que los de la gente”, sostuvo el parrillero, que contó, además, que volvió a hablar con asesores del Presidente que le pidieron “más requisitos y cuatro meses más”. Para poder formalizar el proyecto, Almada tuvo que alquilar un local que le cuesta veinte mil pesos por mes, gasto que no puede seguir afrontando.

“Hubo un empresario que nos ayudó y puso mucho dinero de su bolsillo pero hoy tuvimos que bajar la persiana. La gente piensa que porque vino el Presidente me solucionó la vida pero yo gasté el triple”, se lamentó el parrillero.

La visita del Presidente surgió como respuesta a un video que se volvió viral, donde el parrillero le contaba a Macri su iniciativa y le pedía ayuda. “Vine porque se lo prometí a Luis. Yo le había dicho que cuando viniera a Córdoba lo iba a venir a visitar y él sabe que yo soy de cumplir la palabra, en eso somos iguales”, había dicho Macri tres meses atrás cuando fue hasta la parrilla de Almada y le prometió asistencia para su proyecto.