Una vidriera
La nueva edición de la Feria DyD + DarA fue una oportunidad para descubrir novedades de buenos exponentes del segmento iluminación, muebles y objetos, y de reencontrar talentos del interior.

Hacía tiempo que una feria no reunía con una buena puesta, en un amplio y lindo espacio, a buenos exponentes del diseño local. Profesionales abocados a generar nuevas propuestas en el segmento mobiliario, iluminación y objetos de la capital y otros del interior –Rosario, Córdoba, Corrientes, Bariloche– que hacía tiempo no presentaban sus creaciones en Buenos Aires. Así, ocupando siete mil metros cuadrados de un edificio fabril del siglo pasado en La Boca, la feria D&D+Dara fue plataforma de las últimas apuestas de jóvenes promesas y de diseñadores consagrados. Más de 48 stands con espacios dedicados al diseño, el arte y la artesanía.  

Señora diseñadora

Linda oportunidad la de poder ver la producción más reciente de la consagrada Patricia Lascano. Diseñadora industrial egresada de la Universidad de La Plata, bendita en su generación entre tanto varón, que supo hacer su camino a fuerza de líneas puras y obsesión por el detalle. Lascano participó en varios concursos, exhibiciones y ferias nacionales e internacionales (100 % Design Tokio, 100% Design London , DMY Berlín, Museo de Artes Decorativas de Frankfurt, Salón de Diseño en Brasil, Meetmyproject Paris, BID, Central de Diseño de Matadero Madrid , DAC, Museo de las Artes de Guadalajara, Bid, Madrid y Meetmyproject Milán)  y varios de sus productos han sido premiados y otros son parte de la Colección de Diseño Argentino del Museo de Arte Moderno de Buenos Aires (MAMbA).Pero lo que es aún más meritorio es que nunca deja de producir y sorprender con sus diseños.

En esta oportunidad dieron el presente sus elegantes y estilizadas banquetas Zero, asientos de lenga maciza modelado con dobles curvaturas construido por routeado con cnc 3d que se apoya sobre una estructura de varilla de hierro doblada, a la que este año sumo unas con respaldo.

La sensual poltrona Saku de madera de lengacon asiento tapizado en cuero y un confortable respaldo de tiras de cuero entramadas. La silla Sud,  inspirada según cuenta “en las tipologías danesas que parten de los clásicos chinos. De morfología despojada, la U que forman el respaldo y los apoyabrazos encastrados es su rasgo distintivo. Tanto sus dimensiones, como la apilabilidad , la hacen apta para comedores, bares o restaurantes”, detalla Lascano. Además de las sillas Lunar,que toman su forma a partir de cortes practicados a una estructura laminar cónica, en prfv, espuma de poliuretano inyectada, cuero y hierro cromado. Y la mesa auxiliar Araucaria que provee tres discos de apoyo independientes a distintos niveles permitiendo ser compartida por tres usuarios simultáneamente en mdf laqueado y estructura de hierro pintada con pintura epoxi.

Diseño federal

Del interior dieron el presente los rosarinos de Nosten. Dos hermanos    –Juan Ignacio y Javier Forcén– herederos de una estirpe, cuatro generaciones de carpinteros y ebanistas (bisabuelo sillero, abuelo carpintero y padre arquitecto) que los ayudo a conjugar lo mejor de dos mundos –diseño contemporáneo con factura artesanal. Así la dupla es famosa por su mobiliario de alta gama. Para la ocasión, llegaron con sus bellas mesas y contenedores en madera laqueada, la mesa Fragmentada, una elegante pieza en madera de nogal laqueada, los contenedores Piano y Twins, las butacas Paraná y Silo, tapizadas en tela y cuero, respectivamente y las sillas Silo.

De Bariloche, llegó la dupla formada por Manuel Rapoport y Martín Sabatini de Designo Patagonia con sus emblemáticos percheros EHR en madera de arce, cerezo o maitén, sus bancos materos,  la Meecedora, además del sillón Y en lenga y cuero y las mesas Brut de lenga con aristas quemadas a fuego. 

De Córdoba capital, Santiago Oriente de Mínimo presentó una nueva luminaria, la Líquida en aluminio y difusor de acrílico. “Una colección de luminarias que toma la analogía de dicho estado físico como punto de partida para dotar a la fuente de luz de movimiento y vida. De morfología simple, con pocos centímetros de altura, relega todo el protagonismo al efecto de luz líquida en el centro de la escena”, detalla.

Mientras que la correntina Agostina Branchi, arquitecta detrás de la etiqueta Brana, que se caracteriza por el cruce con el trabajo de varias comunidades aborígenes argentinas, y artesanos expertos por ejemplo en cuero y soguería, mostró su serie de hamacas. La China, hecha a mano y en cuero, con trenzas de cuatro tientos formando riendas realizadas con cuero cortado en círculos para generar la longitud necesaria y que no tenga uniones; la Gaucha,  en cuero, en una sola pieza, cortada y doblada para generar el asiento, la Guaina, realizada en madera paraíso y riendas en cuero, con detalles de soguería, anillo de orillo y empatillado, son técnicas ancestrales y la Liane, hecha a mando con cordón de polipropileno. 

De yapa, mostró la mesa Palma, de base de hierro pintado a horno y la bandeja de palma de caranday realizada a mano por artesanas del norte. 

Jóvenes talentos

Federico Varone, presentó algunas de las piezas que viajaron este año a Milán, como la silla Vaivén, un asiento donde el respaldo se amolda a los cuerpos para recuperar su forma original cuando estos se levantan y la carpeta Moiré realizada para la colección Alexa de la empresa El Espartano, en la que genera un juego óptico que da como resultado la generación de nuevos colores. 

Crivos Objetos de Ivana Crivos e Cristian Izurieta, lanzaron sus luminarias Faro, de estructura de madera pintada enhebradas a un tubo de red plástica y la Flown desarrollada entre un diálogo de dos materiales: fieltro sintético y polipropileno que le brinda estructura a la lámpara y contiene el led. “La idea primordial de esta luminaria era que ilumine sin tener una típica lámpara dentro, por eso en cada gajo de la luminaria esta escondido el led que ilumina difusamente generando un clima acogedor”, cuenta Ivana.

Julián Cuneo mostró sus contenedores, carteras y luminarias en soga de algodón tejidas y teñidas por él artesanalmente en una paleta formidable. Mientras que Silvestre Frers, famoso por sus diseños de estética y herencia náutica presentó una bella colección de mesas y sillones en madera e incienso, algunas con herrajes de barco oficiando de manijas.