Igualará o será menor que en 2016
Consumo en negativo
Imagen: Sandra Cartasso

Las consultoras especializadas adelantaron que con todo el viento a favor el consumo masivo este año cerraría en el mismo nivel que en 2016, cuando se produjo una fuerte debacle de las ventas. Se calcula que la caída del consumo masivo fue del 4 por ciento en 2016 medido en cantidades y sobre esa merma se acumula en diez meses de este año una baja del 1 por ciento. Sin embargo, los últimos días de octubre y principios de noviembre arrojan un incremento del 3 por ciento. Remarcaron el avance de los mayoristas, que concentran el 9 por ciento del consumo masivo de los hogares en el país. 

Juan Manuel Primbas, experto de la consultora Kantar Worldpanel, planteó que “el consumo masivo ya no cae aunque el consumidor se maneja con un criterio de conveniencia extrema”. “El consumo está mejor aunque todavía se encuentra lejos de una instancia de recuperación. El escenario más optimista es que este año el consumo termine sin crecimiento”, dijo. 

Para Carlos Altieri, de la consultora especializada Nielsen, “recién en junio y julio se empieza a ver cierto repunte del consumo masivo sobre bases muy bajas de comparación. De todas formas, va a costar mucho lograr crecimiento de la facturación por encima de la inflación y así poder recuperar lo perdido”. “Las categorías con mayor deterioro en las ventas son los textiles”, señaló.

La evolución del consumo masivo ofrece indicios sobre la situación distributiva. “El consumo de los hogares de mayores recursos no cayó el año pasado pero el gran crecimiento que este segmento mostró en otro tipo de consumos no se reflejó en masivos. Ahí hay una oportunidad”, les sugirió Primbas a los empresarios supermercadistas. Según los datos de Kantar, en los hogares del rango “bajo superior” el consumo cayó un 5 por ciento el año pasado y acumula en 2017 una merma del 3 por ciento. Se trata de una franja de hogares muy afectada por los tarifazos en los servicios públicos. En la base de la pirámide está el sector de menores ingresos, cuyo consumo bajó un 8 por ciento el año pasado y este año presenta un repunte del 3 por ciento.