Energías renovables: Kali Uchis, siempre online
Pop vida
“Empecé a hacer música porque me hacía feliz mientras trabajaba en un supermercado”, recuerda la chica mainstream pero indie, colombiana pero estadounidense.

Hay una obsesión colectiva que crece exponencialmente por Kali Uchis, una cantante colombiano-estadounidense de 23 años. Kali es una cantante increíble, un talento de la canción, y a su vez, ícono de estilo, bomba sexy y reina de Instagram. Tiene esa capacidad de ejercer fascinación que pocas figuras poseen, y en todo lo que hace puede sentirse una vibra emocionante de estrella en ascenso que es apenas una adulta, que ya se ganó solita y desde abajo el sueño mayor casi sin entender porqué y que en verdad recién está comenzando: “Empecé a cantar cuando ya era una mujer, a los 19 años. Fue una decisión de la adultez” cuenta casi inocente, con la sabiduría de haber vivido muchas cosas en una corta vida. “Así que no es algo que haya perseguido toda mi vida y eso estuvo bueno porque en la infancia me dediqué a vivir. Empecé a hacer música por diversión y porque me hacía feliz, mientras trabajaba en un supermercado y vivía con mi prima”.

De ahí su primer disco, el mixtape Drunken Babble, íntegramente escrito y producido por ella con el GarageBand, y su siguiente EP, Por vida (2015) fue el que enamoró al planeta y a través del cual se hizo mundialmente conocida. Canciones de amor y libertad, sentimentales y adictivas, producidas por un dream team: Tyler, The Creator; Kaytranada, Diplo o los BADBADNOTGOOD. Les había llamado la atención ella, que todavía era la chica del supermercado y tenía un talento enorme y un mixtape en Internet. Por vida fue un disco perfecto de pop impecablemente hecho, canchero por definición, funky, R&B, hip hop y hasta reggae y calypso. Esas canciones la convirtieron en la chica del momento, y nunca bajó de ahí.

Kali inauguró un concepto nuevo de estrella pop: híbrida por naturaleza, no es ni colombiana ni yanqui (la versión más extendida es que nació en Colombia y en la infancia su familia se trasladó a Virginia, pero la realidad es que ella nació en Estados Unidos y fue y volvió de Colombia en la infancia), es el más puro mainstream, es indie (e independiente) pero también hace reggaetón del de verdad (en español, como Nuestro planeta, su último single junto al colombiano Reykon). Canta en el último disco de Gorillaz y también participa en un tema de Juanes: es adorada tanto en la FM Metro como en Quiero Música en mi Idioma, y a ella ni siquiera se le ocurre pensar en si es cool o no: “Me encanta Juanes, su música está presente en mi vida desde que soy chiquita y cantar con él fue un gran honor” dice Kali, quien, lógicamente, es fan de Shakira: “Siempre voy a amar a Shakira y todo lo que ella es para Colombia. De niña recuerdo cantar sus canciones a los gritos con mis primas frente al espejo. Es todo un ícono cultural, una leyenda, la respeto muchísimo”. Hizo un camino a la inversa del que hacen la mayoría de los cantantes que cantan en los dos idiomas: cuando ya era un fenómeno anglo apostó a cantar en su lengua madre, más que nada para sí misma, como una prueba o un juego en el que piensa incursionar cada vez más: “Llevo 17 años viviendo en los Estados Unidos, trato de practicar español con los amigos y con mi familia cuando visito Colombia pero siempre termino escribiendo en inglés o en spanglish. Entonces escribir en español es como practicar otra vez” dice, sabiendo que puede hacer lo que quiera.

* Kali Uchis participará del Festival BUE el sábado 16/12 en Tecnópolis, General Paz y Constituyentes.