En octubre cayó 4,3 por ciento y el retroceso acumulado es de 7,2 por ciento
La producción de crudo continúa en baja
Si la comparación se realiza con 2015, la disminución de la producción de petróleo llega al 10,3 por ciento entre enero y octubre. En gas, el retroceso interanual fue de 0,4 en octubre y 0,9 por ciento en lo que va del año.
La producción de petróleo de YPF cayó 5,9 por ciento interanual entre enero y octubre de este año.La producción de petróleo de YPF cayó 5,9 por ciento interanual entre enero y octubre de este año.La producción de petróleo de YPF cayó 5,9 por ciento interanual entre enero y octubre de este año.La producción de petróleo de YPF cayó 5,9 por ciento interanual entre enero y octubre de este año.La producción de petróleo de YPF cayó 5,9 por ciento interanual entre enero y octubre de este año.
La producción de petróleo de YPF cayó 5,9 por ciento interanual entre enero y octubre de este año. 

La producción de petróleo cayó en octubre 4,3 por ciento con respecto al mismo período de 2016 y acumula en diez meses una baja interanual de 7,2 por ciento, según datos del Ministerio de Energía. En gas el retroceso fue de 0,4 por ciento en octubre y de apenas 0,9 por ciento en lo que va del año. Si la comparación se realiza con los primeros diez meses de 2015, la baja acumulada es de 10,3 por ciento en petróleo, mientras que en gas trepa 4,1 por ciento, pero esa mejora se debe exclusivamente a lo ocurrido en 2016 y se explica por el incentivo que significó el Plan Gas implementado por el ex ministro de Economía, Axel Kicillof, durante el kirchnerismo. El ministro de Energía, Juan José Aranguren, anticipó el año pasado que iba a poner fin a ese esquema sin dejar claramente explicitado cuál sería el precio que recibirían los productores. Por lo tanto, las compañías sacaron el pie del acelerador hasta que estuvieran claras las reglas del juego. A comienzos de noviembre, Energía reglamentó el nuevo esquema de estímulo a la inversión en gas no convencional a través de la resolución 419/17 que regirá desde enero de 2018. En los hechos, significa un recorte de los subsidios que se otorgan con el programa ideado por Kicillof. Por lo tanto, es probable que la caída en la producción de gas se profundice.

Al observar la producción de crudo por empresa, se observan caídas en las principales firmas del mercado. La estatal YPF, que encabeza el ranking al concentrar el 45 por ciento de la producción nacional, registró una caída interanual de 5,1 por ciento en octubre y de 5,9 por ciento en diez meses. Pan American Energy, que la sigue en el ranking de producción, subió apenas 0,1 por ciento en octubre, pero en el año cae 2,8 por ciento, mientras que Pluspetrol, que cierra el podio de los mayores productores nacionales, cayó 0,8 por ciento en octubre y en el año se derrumbó nada menos que un 8,9 por ciento. 

En el caso del gas, YPF, que encabeza la producción con un 34 por ciento del total, subió 4,7 por ciento en octubre y 9,8 por ciento en lo que va del año. Total Austral, la segunda productora de gas del país, retrocedió 1,5 por ciento en octubre y 2,3 por ciento en diez meses, mientras que Pan American Energy cayó 3,3 por ciento interanual en octubre y 4,4 por ciento en lo que va del año.

El retroceso también se observa en la evolución de los pozos. La cantidad de pozos en perforación cayó entre enero y octubre un 8,4 por ciento interanual y si se compara con igual período de 2015 el retroceso llega nada menos que al 37 por ciento, según datos del Ministerio de Economía. En la cuenca del Golfo de San Jorge, que concentra cerca del 50 por ciento de la producción de crudo del país la caída es todavía más estrepitosa. En el acumulado enero-octubre el retroceso interanual es de 24 por ciento, pero si la comparación se realiza con igual período de 2015 el derrumbe es del 55,6 por ciento.

Los especialistas esperan que el año próximo la inversión en el sector petrolero se recupere a partir de la suba que viene experimentando la cotización internacional del barril, pero advierten que llevará tiempo para que esa mejora se traduzca en un incremento de la producción. Por su parte, en gas la situación es mucho más complicada porque las petroleras que ya tienen una producción significativa de no convencionales afirman que el nuevo incentivo que ofrece el gobierno para el año próximo no premia la continuidad de la inversión en campos que ya se encuentran en desarrollo. Por lo tanto, lo que hasta ahora ha venido siendo un estancamiento productivo se podría transformar en una caída.   

[email protected]