CARTAS DE LECTORES

CARTAS

Carta a Mario Vargas Llosa

Algunos dicen que en literatura no es importante lo que se cuenta sino cómo se lo cuenta. La ciudad y los perros, La guerra del fin del mundo, La casa verde y La tía Julia y el escribidor parecen confirmar que vos, Mario Vargas Llosa, sos uno de los mejores (¿mejores? nunca sé si ese adjetivo es aplicable al arte) escritores de la novelística mundial. Disfruté como loco esas novelas y por lo que recuerdo la condición humana está retratada allí con sensibilidad y respeto. Por eso me duele muchísimo cuando vos, Mario, cada vez que podés, te referís a la Argentina como un país lleno de ignorantes que viven engañados por un gobierno “populista”. Qué fácil que es esa observación desde la atalaya del Primer Mundo, allá donde vivís, en Londres... quiero que me disculpes pero no me alcanza el dinero para ser ciudadano del mundo como vos, sólo llego a serlo de mi propio país, mejor dicho: de mi propia ciudad, Mercedes. Entiendo que haya personas que creen que si los gobiernos no participan en la economía de sus países, el mercado, los privados se encargarán de poner las cosas en su lugar. Liberalismo: liberar la economía de los estados-gobiernos. Entiendo que funcione en Europa, pero acá estamos en otro mundo, somos el inmenso depósito de ese continente. Oye, peruano, ¿no te has dado cuenta de que existe la I.S.I., Invasión de la Soberanía Intelectual? Porque no sólo se puede invadir un país, se lo puede hacer desde el pensamiento. ¿Tenés la más puta idea de lo que se sufrió en la etapa del menemismo y lo que dejó después? ¿Has visto a la gente llorar en la caja de los bancos, a los jubilados en la plaza reclamando una miseria, a la carpa blanca de los docentes, a la cultura perderse en rincones eclipsados por la frivolidad más idiota jamás vista? El Premio Nobel está bien y te coloca en un púlpito en el que pareciera ser que lo que decís es palabra santa, y recuerda que será tomado como verdad inmaculada por tus veneradores, pero oye, baja, camina la tierra, si quieres hablar de mi país, camina por aquí, fíjate que los gays se pueden casar, que estamos descentralizando los medios de comunicación, que cada niñito que nace tiene asegurada la alimentación y la salud que el Estado asiste –no, no vomites, el término te alarma pero no es para tanto– con planes de trabajo para quienes gracias al menemliberalismo quedaron fuera del sistema.

Walter Perruolo
DNI 22.624.268

Compartir: 

Twitter
 

 

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.