DEPORTES › LA FóRMULA 1 ESTá CERCA DE UN ACUERDO DEFINITIVO

Encienden los motores del arreglo

Los equipos y los dueños de los derechos comerciales cerraron filas para obligar a la FIA a encolumnarse. Esta semana firmarán contratos para que Mosley los apruebe, mientras el finlandés Vatanen hace campaña para presidir la FIA.

 Por Pablo Vignone

El conflicto de la Fórmula 1 está en vías de solución porque la empresa dueña de los derechos comerciales de la categoría, CVC Partners, que tiene empleado al zar de la F-1 Bernie Ecclestone, decidió aliarse con la Asociación de Equipos (FOTA) en su disputa política con la FIA y su presidente, Max Mosley. Los equipos sellarán mañana un acuerdo formal para reducir los costos para la próxima temporada y enviarán el documento a la FIA para que la entidad los rubrique y lo mismo sucederá la próxima semana con el nuevo Pacto de la Concordia, el documento que regula el reparto de dinero dentro de la máxima categoría del automovilismo y que compromete a los equipos con el campeonato. Si la FIA ignora o se opone a estos acuerdos, CVC Partners apoyará a FOTA en la creación de un torneo paralelo.

“Espero que el Pacto de la Concordia se firme de hoy (por ayer) al miércoles”, señaló Ecclestone en Alemania, donde el domingo se disputó el Grand Prix. El manager inglés viajó a ese país desoyendo a sus patrones, CVC Partners, a quienes les vendió en 2006 los derechos económicos de la F-1 reteniendo su papel de hombre fuerte. El fondo de inversión es conducido por hombres de negocios de raíz judía, que montaron en cólera cuando tomaron conocimiento de las declaraciones de Ecclestone, laudatorias para con Adolfo Hitler.

“Soy un idiota”, se disculpó Ecclestone poco después por imposición de sus patrones. Una versión sugería que CVC Partners había decidido correr al manager, de 78 años, de su posición actual, buscándole una posición honoraria y negociando directamente con FOTA una solución a la crisis. Ecclestone desmintió ayer esa especie. “Bernie continuará con su tarea –dijo ayer Donald Mackenzie, de CVC–. No nos gustó lo que dijo sobre Hitler. Lo sabe y ya lo hablamos”, señaló.

“Max (Mosley) estará contento cuando todo esté solucionado –aseveró Ecclestone, siempre muy cercano al presidente de la FIA–. Habrá cumplido con todo lo que se propuso, entre ello el cierre de un nuevo acuerdo y las reducciones de costos.”

Mosley había acordado con los equipos no volverse a presentar a la reelección en la FIA, pero decidió echarse atrás. Sin embargo, su figura apareció envuelta en una nueva polémica relacionada con el proceso de selección de las tres nuevas escuderías que competirán en la F-1. La Manor GP parece muy favorecida por Mosley y sus amistades.

Pero a Mosley le salió un grueso rival, el finlandés Ari Vatanen, ex campeón mundial de rally y ganador del Dakar, además de ex integrante del Parlamento europeo. Vatanen estuvo haciendo proselitismo en Alemania y los equipos lo miran con simpatía. “Creo que llegó el tiempo del cambio –dijo en Nurburgring–. El deber del presidente es defender a los millones de automovilistas en el mundo y al gran deporte que tenemos.”

Compartir: 

Twitter
 

 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.