EL PAíS › LA MESA DE ENLACE INTENTA SENTAR PASADO MAñANA A TODA LA OPOSICIóN Y ACORDAR UNA AGENDA

Al trote para ganar más protagonismo

El objetivo de los ruralistas es reunir a Rubén Giustiniani, Margarita Stolbizer y Francisco de Narváez y plantear sus reclamos. Expectantes por un fracaso del diálogo gubernamental, quieren marcar la cancha en el Parlamento.

 Por Alejandra Dandan

La Mesa de Enlace intenta reunir a los principales líderes de la oposición y de los bloques parlamentarios pasado mañana con la idea de minar la agenda del Gobierno. “Queremos forzar una agenda parlamentaria porque no hay confianza en el diálogo con el Gobierno –confió un encumbrado dirigente del agro–. La idea será ir poniendo títulos en la labor parlamentaria.” Con esa línea, buscarán acuerdos sobre la sanción de la ley de emergencia agraria y la eliminación de las retenciones a la soja.

El agro prepara el encuentro del jueves con carácter fundacional. Entre los invitados esperan a Francisco de Narváez, Margarita Stolbizer y al socialista Rubén Giustiniani, además de los líderes de los principales bloques de la oposición. La reunión se hará a la manera del encuentro de Córdoba del mes de marzo, cuando el agro convocó a la oposición en el lanzamiento de la campaña, para entregarles una base programática. En esa ocasión exigieron desde la eliminación a las trabas para la exportación hasta las retenciones cero de la soja. Concluida las elecciones, el agro vuelve a la carga.

“Para nosotros es claro –explica un dirigente de primera línea de la Federación Agraria–: esto es atar los resultados electorales al rol del Parlamento. ¿Qué quiso la voluntad popular? Pedir cambios, y entonces nos ponemos con los cambios.”

Para evitar cualquier asociación con una postura destituyente, uno de los integrantes del armado del campo explica un poco el origen de esta reunión. Un día después de las elecciones, cuenta, la Mesa recibió una llamada del colombiano Francisco de Narváez para sumarlos a una foto. Desde la Mesa dicen que hubo algunos que entendieron rápidamente que detrás de la invitación había un mensaje a integrarse a ese programa político de PRO que intenta dejar sin aire y ahogado al Gobierno. Por esa razón rechazaron el convite, y la Federación Agraria presionó sobre la Mesa de Enlace para diagramar un camino alternativo. En lugar de la oposición, decidieron salir a buscar un diálogo y acuerdos con los gobernadores y a través de ellos abrir una nueva instancia de negociación con el Gobierno.

Se hicieron contactos con Hermes Binner, de Santa Fe, y también con Jorge Capitanich, de Chaco, para comenzar con el trabajo. En borrador, los referentes de las patronales del campo dicen que las reuniones se harán juntando tres o cuatro gobernadores a la vez.

En ese contexto, apareció la idea de reunir a la oposición pensando en plazos más largos y como quien diseña un partido de ajedrez. “Armar la agenda parlamentaria en este escenario funciona para nosotros como una cláusula de garantía –sigue el interlocutor–. Se trata de ir ganando tiempo para que en diciembre, cuando las Cámaras tengan a sus nuevos integrantes, el Gobierno sienta al recinto como una espada de Damocles capaz de imponer sus reclamos con mayoría propia.”

Aun así, lo que les espera no es fácil. Hasta aquí, la Mesa de Enlace funcionó abroquelada como oposición al Gobierno. Lo mismo hizo la oposición con algunos de los proyectos del Congreso, pero de acá en más se abren otros escenarios.

Varios ruralistas creen que la primera diferencia aparecerá ante uno de los puntos más complicados: las retenciones a la soja. Hasta marzo, la Mesa había elaborado un proyecto consensuado pidiendo retenciones cero para la soja. Detrás se encolumnaron los partidos políticos. Ahora, hay un sector de la Federación Agraria que no lo quiere. Lo mismo sucede en el Parlamento: el PRO no tiene la misma postura que la Coalición Cívica, ni el socialismo o el peronismo disidente.

“Va a haber mayor dificultad porque la oposición va a discutir el perfil de la agricultura que viene –indicó un ruralista–. Muchos hablan de las retenciones cero, pero a mí me parece que es más un pase de facturas para el Gobierno, más que una lectura política de la realidad: porque no hay ningún líder opositor que off the record sostenga la idea de las retenciones cero si quiere gobernar este país.”

En los últimos tiempos, esa posición crece y genera conflictos en el interior de la FAA. El sector de Alfredo De Angeli pugna por retenciones cero. Detrás de él está la voz de los sectores más acomodados de la FAA, autovoconvocados y empresarios de 200 y 300 hectáreas del corazón de la Pampa húmeda que se asociaron en masa el año pasado, un nuevo capital político de los federados, y a quienes nadie quiere perder. Del otro lado, se encuentra la línea de Ulises Forte, que empieza a mostrarse más proclive a sostener la pelea por la segmentación. En ese escenario, Eduardo Buzzi parece instalado en una encrucijada.

Anoche, nadie sabía ni la hora ni el lugar del encuentro. Un federado consultado por este diario aseguró que era porque no estaba confirmada la presencia de todos los referentes. No era el único motivo de preocupación. Para el sector de los pampeanos, una reunión así puede trabar el camino de diálogo que algunos intentan abrir con el Gobierno. “Usted ponga que se intenta una convocatoria –dijeron–. Eso es así, pero todavía no se sabe.”

Compartir: 

Twitter
 

La Mesa de Enlace en una de sus tantas reuniones en el Parlamento durante el conflicto del año pasado.
Imagen: DyN
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.