DEPORTES › MACRI CRITICó A BIANCHI Y éSTE LE CONTESTó DURO

No hay Amor entre los dos

El jefe de Gobierno le pegó por elevación al actual presidente de Boca, Jorge Amor Ameal, y el ahora manager del club lo atendió con su habitual ironía. Nunca se quisieron mucho y el ex entrenador ya lo había dejado en off-side en 2001.

“Estoy preocupado como ciudadano por saber qué es lo que hace el jefe de Gobierno por los habitantes de la ciudad de Buenos Aires”, manifestó ayer el manager de Boca, Carlos Bianchi, que así volvió a golpear al ex presidente del club y primer funcionario de la comuna, Mauricio Macri, que había puesto en dudas las funciones que el ex entrenador cumple actualmente en el club. “Desde afuera no se sabe cuál es el rol de Bianchi”, había disparado el empresario con intención de sumar críticas contra el ahora presidente de Boca, Jorge Amor Ameal, y el resto de la Comisión Directiva boquense.

Aprovechando el contexto favorable a la crítica, debido al momento futbolístico que atraviesa el equipo que conduce Alfio Basile, que está prácticamente sin chances en el torneo Apertura y lejos de la clasificación a la próxima Copa Libertadores, y a raíz de la entrega de un balance deficitario, Macri salió el lunes a cuestionar varias de las decisiones que tomaron los dirigentes desde su salida del club, principalmente la contratación de Juan Román Riquelme –que había promovido su ex compañero de conducción, el fallecido dirigente Pedro Pompilio– y la designación de Bianchi como manager deportivo.

“El contrato que se firmó cuando volvió Román no fue correcto. La decisión de que volviera fue aventurada”, disparó Macri sobre el primero. Y sobre Bianchi, comentó: “Desde afuera, no se sabe muy bien cuál es la función de Bianchi. Por ahora me parece que está tratando de encontrar su lugar”. Y, como para que no quedaran dudas, agregó: “Debería ser el técnico y no el manager”.

Bianchi, tocado, no dudó y movilizó su artillería contra el jefe de Gobierno para pegarle donde más le duele. Lo criticó en su función. A alguien que, como Macri, se proyecta ambiciosamente en el plano político, este tipo de cortocircuitos con una personalidad tan reconocida y admirada no lo favorece en lo absoluto. Pero no es la primera vez que entre ambos personajes se produce un desplante de este calibre.

El “estoy preocupado como ciudadano por saber qué es lo que hace el jefe de Gobierno”, que el manager declaró a la agencia de noticias Télam, reaviva la polémica entre ambos personajes, que había tenido su punto de inflexión el 23 de septiembre de 2001, cuando al término de un partido frente a Lanús en la Bombonera, el entonces DT multicampeón dejó plantado en medio de una conferencia de prensa al entonces presidente de la entidad.

“No me podés hacer esto”, repetía Macri en el recinto del segundo piso del estadio frente a la prensa y varios de los dirigentes del club. Bianchi, ofuscado, se había levantado de la mesa raudamente. La movida que había pensado Macri, interrumpiendo la conferencia de Bianchi para exigirle al DT que aclarara ante los presentes por qué tenía pensado dejar el club a fin de año, le había salido mal.

Luego de una larga negociación, Bianchi volvió a calzarse el buzo de DT en 2003 y llevó a Boca a una nueva Copa Libertadores, ganó el Apertura y otra Copa Intercontinental, derrotando al Milan por penales. Al año siguiente perdió la final de la Libertadores frente a Once Caldas y renunció a su cargo; durante todo este segundo ciclo, su relación con Macri estuvo lejos de ser ideal, como la que ambos supieron tener durante aquellos primeros tres años del ciclo más ganador en la historia del club.

Compartir: 

Twitter
 

Mauricio Macri se metió con Boca y Carlos Bianchi lo devolvió a sus funciones.
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.