DEPORTES › GRAN ACTUACION DE HONDA PARA ELIMINAR A DINAMARCA

A Japón no se le acaba la nafta

El volante abrió la cuenta con un golazo de tiro libre y fue el mejor jugador del partido. El resto jugó muy prolijito y al final se floreó contra los daneses. Ahora, en octavos, los espera Paraguay, el martes.

Okazaki anota el tercero de Japón, que quedó segundo en el Grupo E.
Imagen: AFP.

Esta claro: los japoneses metieron a la Jabulani en un túnel de viento, hicieron estudios a partir de la humedad, la temperatura y la presión atmosférica de Rustenburgo, midieron la fuerza con la que impactan a la pelota sus futbolistas y llegaron a una conclusión, que los jugadores nipones pudieron ver en sus reproductores portátiles de dvd en high definition durante la mismísima charla técnica del entrenador Takeshi Okada en el vestuario del estadio Royal Bafokeng.

¿El resultado? Keisuke Honda, con un remate seco –a través de la televisión se vio que la pelota viajaba sin girar–, clavó un tiro libre en el segundo palo de Sorensen para empezar a vencer a Dinamarca. Y un puñado de minutos después, Yasuhito Endo acarició el balón, con comba por arriba de la barrera, para establecer un 2-0 casi definitivo a partir de la tibieza que mostró Dinamarca. Así se resolvió el enigma: la tecnología japonesa al servicio del fútbol alcanzó para domesticar a la Jabulani. Y gracias a eso, los asiáticos vencieron 3-1 a Dinamarca y se clasificaron para los octavos de final, donde se medirán con Paraguay, el martes en Pretoria.

Antes de los golazos de tiro libre de los japoneses, Dinamarca había insinuado un buen trato de pelota y había asustado con una entrada profunda de Tomasson por izquierda. Pero después del 0-2, el equipo de Morten Olsen perdió energía y se entregó ante la dinámica, no exenta de técnica, de los nipones. Con Honda como abanderado en ataque y con Endo como socio en la creación, Japón justificó la ventaja que consiguió con los remates desde lejos.

Obligado a ganar para seguir, Dinamarca buscó con timidez. Por eso, cerca del cierre pudo llegar al descuento cuando el árbitro sudafricano le quiso dar un poco de emoción al final y marcó como penal un empujoncito de Hasebe a Agger. Tomasson no pudo en primera instancia, pero logró el descuento en el rebote. Sin embargo, los daneses no abandonaron nunca su apatía y no hicieron pasar sobresaltos a Japón.

Con la clasificación asegurada, Japón aprovechó para lucirse en el trato de la pelota. Y además, le puso brillo a su clasificación con un golazo para el 3-1. Con habilidad, Honda se metió en el área a pura gambeta y, cuando tenía todo para definir ante Sorensen, le regaló el tanto a Okazaki, que no tuvo inconvenientes para resolver con el arco vacío.

Gracias a esta victoria, los japoneses se aseguraron la clasificación a la siguiente fase, algo que sólo habían conseguido en 2002, cuando el Mundial se disputó en su país. Para los daneses, la derrota significó la despedida del Mundial y de una generación de jugadores –Tomasson, Jorgensen, Rommedhal, Gronkjaer, Sorensen– que, en conjunto, amagaron mucho más de lo que concretaron.

Compartir: 

Twitter
 

 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.