DEPORTES › CON CUATRO TANTOS DE CAVENAGHI, RIVER GOLEO 4-1 A GIMNASIA DE JUJUY

Fue Torito en rodeo ajeno

El delantero estuvo intratable. Abrió la cuenta con un penal regalado por Lunati, pero después lo liquidó a pura sutileza, taco incluido. Con este triunfo, el equipo de Núñez volvió a la punta de la B Nacional y espera el resultado de Instituto.

Con una brillante actuación y cuatro goles de Fernando Cavenaghi, River goleó por 4-1 a Gimnasia de Jujuy como visitante y recuperó, al menos provisoriamente hasta que hoy juegue Instituto, la punta de la B Nacional. El árbitro Pablo Lunati se equivocó feo en el penal que le permitió a River abrir la cuenta.

Bajo un calor aplastante, el encuentro arrancó como se estipulaba en la previa: River, herido tras perder ante Aldosivi el fin de semana pasado, se paró desde el primer minuto en terreno del local, e intentó hacerse de la pelota a partir de Alejandro Domínguez, que volvía a la titularidad. En tanto que Gimnasia, con un esquema más conservador, apostó a jugar de contragolpe. Con esos papeles, la primera fue para los dirigidos por Matías Almeyda. A los 10, Domínguez combinó con Cavenaghi y sacó un violento remate, que fue despejado por el arquero Crivelli. Pero los jujeños respondieron, y con peligro. Tras un pelotazo largo, Pirchio le ganó la espalda a Rogerio Funes Mori, anticipó a Chichizola, pero definió por arriba del travesaño.

A los 23, tras una pésima salida de Soto, Domínguez se llevó la pelota y encaró a Crivelli, que en el mano a mano le robó limpiamente la pelota al ex Quilmes. Pero Lunati, insólitamente, cobró un penal, que Cavenaghi convirtió para el 1-0, a los 24 minutos.

Lejos de conformarse, el conjunto de Núñez fue por más. A los 28, tras un tiro libre desde la derecha de Domínguez, el más punzante de River, Crivelli salió mal y Andrés Ríos estuvo cerca con un cabezazo que se fue apenas desviado. El elenco jujeño quedó anonadado después del gol, perdió el rumbo y no pudo ni acercarse al arco de Chichizola.

Gimnasia arrancó el segundo tiempo dormido, y River se lo hizo pagar. A los 50 minutos, tras un pase de Domínguez, Cavenaghi giró, enganchó para afuera ante una marca, se perfiló para la derecha y con la cara interna colocó con sutileza la pelota al palo izquierdo de Crivelli. Con más ventaja en el bolsillo, el equipo de Almeyda se agrandó y quiso el tercero, que llegó a los 68. Sánchez quedó mano a mano con el arquero, metió el centro atrás, Cavenaghi estrelló el tiro en el palo, pero en el rebote, nuevamente el uruguayo asistió a Cavenaghi, que con el arco libre metió su triplete con un taco. Sobre el final, a los 87, descontó Minici, pero dos minutos más tarde, Cavenaghi, intratable durante toda la noche, quedó sólo frente al arquero y, con enorme categoría, definió suave al primer palo, para sellar la goleada y su gran noche.

Compartir: 

Twitter
 

Cavenaghi festeja su segundo gol, tras una definición realmente exquisita.
Imagen: Télam
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.