DEPORTES › EL SHOW DEL SUPERTC2000 ARRANCA DESDE LAS 10 EN EL CENTRO PORTEÑO

Se pone en marcha el ruido

El juez Scheibler no dio lugar a la medida cautelar para suspender la competencia y la prueba está asegurada. Para hoy están previstos los ensayos libres y las pruebas de clasificación. Los pilotos se muestran entusiasmados por el acontecimiento.

El tránsito avanza lento en la 9 de Julio, mano al Norte. No sólo es responsabilidad de los dos únicos carriles que están habilitados: no son pocos los automovilistas que frenan cada cinco metros para ver de cerca los relucientes coches de carrera que, del otro lado de las vallas blancas, reposan dentro de las carpas que oficiarán de boxes temporarios este fin de semana. La otra mano de la avenida no se ve: está tapada por los altos pabellones que albergarán a los visitantes VIP. Para agregarle la última cuota de incredulidad al momento, en plena tarde porteña, el Obelisco preside la escena. El ruido en el callejero de Buenos Aires se pone en marcha hoy, entre protestas, medidas de último momento y suspiros, con la primera tanda de entrenamientos del SuperTC2000 a partir de las 10. La actividad continuará hasta las 18.30.

La carrera parece asegurada toda vez que el juez en lo Contencioso Guillermo Scheibler determinó que “no resulta procedente el dictado de la medida cautelar en los términos en que ha sido solicitada por la legisladora porteña Delia Bisutti”, aduciendo que “la inminencia del evento y la falta de mayores elementos de convicción” le impiden “formular un juicio respecto de la idoneidad de las medidas (de seguridad) adoptadas”. Pero el magistrado ordenó al GCBA arbitrar cinco medidas, algunas demasiado generales (“extremar el estricto cumplimiento de la totalidad de las medidas de seguridad diseñadas para el evento”) y un par muy específicas, como la que demanda “instalar barreras acústicas sobre ambas márgenes del circuito, en toda la porción de su traza que atraviese el distrito de zonificación APH1 (en torno al Cabildo) con carácter previo al comienzo de las pruebas clasificatorias”. El ruido comienza hoy a las 10; la clasificación, a partir de las 15.40. ¿Estarán a esa hora esas barreras?

En el último box de la calle, la 9 de Julio transformada en zona de reparaciones, reposa el Toyota campeón de Matías Rossi, a 40 metros en línea recta del Obelisco. En esa línea imaginaria se levanta el podio, que mirará al Sur; de fondo tendrá al monumento y la zona más pudiente de la Ciudad; de otra manera, se corría el riesgo de que el edificio de Obras Públicas y la contorneada figura de Evita se colaran en las fotos finales. “Va a ser la carrera del año, vamos a llegar a andar entre 200 y 210 km/h. Creo que la frenada de la 9 de Julio será el lugar ideal para pasar autos; la curva de Plaza de Mayo parece la más difícil”, opina Rossi.

Los pilotos de SuperTC2000 tendrán hoy una hora y 45 minutos para entender el circuito antes de la clasificación. “En un circuito normal, uno arranca a dos segundos del tiempo más rápido; en este callejero, vamos a estar cinco segundos por encima”, cuenta Facundo Ardusso, del equipo Peugeot. Las paredes, en este tipo de escenarios, son un riesgo permanente para los pilotos. Por eso, un podio acá en el callejero porteño, bajo todas las miradas –las críticas y las fanáticas–, equivale a una victoria en cualquier otro escenario con menos repercusión. ¿Y un triunfo? “Ganar en este circuito vendría a ser como ganar seis carreras normales de SuperTC2000. Creo que hasta tiene más repercusión que un campeonato”, dispara Víctor Rosso, el director del equipo Renault y uno de los más fervientes sostenedores de Pablo Peón, el presidente de TC2000 e ideólogo de esta peculiar cita deportiva, con tantas voces a favor y en contra.

Compartir: 

Twitter
 

Por Avenida de Mayo siguen los preparativos para la competencia de mañana.
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared