DEPORTES › SE JUEGA ESTA NOCHE EL úLTIMO SUPERCLáSICO DEL VERANO

Córdoba, el capítulo final

Luego de un triunfo claro de River en Mar del Plata y un éxito de Boca por penales en Mendoza, la saga se cierra con el tercer juego. Bianchi confirmó que pondrá lo mejor que tiene, mientras que Ramón colocará titulares, pero se guardará algunas fichas.

 Por Ariel Greco

El tercero y último capítulo de los superclásicos de verano se llevará a cabo esta noche en Córdoba, justo a una semana del comienzo de la actividad del torneo Final. Para esta ocasión, Carlos Bianchi dispuso que su Boca vaya con su máximo potencial. En cambio, si bien no colocará “la cuarta” como había advertido, Ramón Díaz utilizará mayoría de titulares, aunque reservará algunas piezas importantes pensando en el arranque del certamen oficial.

Por más que River se llevó uno de los encuentros con claridad y dejó una mejor imagen a lo largo de los dos partidos que ya jugaron, la pelea estratégica de cómo encarar la seguidilla de clásicos le terminó siendo más favorable a Bianchi. Es que el técnico de Boca planificó resignar el segundo con suplentes a pesar de la caída inicial, para apostar fuerte al último. El triunfo por penales le permitió tomar un poco de aire y sus titulares llegarán descansados para el capítulo final, tal como lo había planeado.

En cambio, Díaz apostaba por otra victoria en Mendoza que le dejara margen para colocar suplentes en el tercer clásico. Para ello puso una formación alternativa en el juego ante Racing, decisión que le costó el Cuadrangular, ya que el éxito del conjunto de Luis Zubeldía dejó a River sin el título. Para colmo, la esperada segunda victoria ante Boca no llegó y la posterior caída en los penales ya no dejó el panorama tan claro. Es que una eventual derrota hoy dejará a Boca como ganador de la serie, por más que River hizo un mejor verano y fue más en los dos primeros superclásicos. Por eso, Ramón tuvo que cambiar su idea inicial de poner juveniles y ahora colocará un mix con mayoría de titulares. El problema es que Boca llegara más descansado y el DT no quiere cargar demasiado a sus principales figuras, Leonardo Ponzio y el uruguayo Rodrigo Mora, que todo indica que no arrancarán entre los once.

Más allá de esa especulación de los entrenadores, Bianchi aprovechó la previa del tercer superclásico para mandar dos mensajes: uno hacia la dirigencia y otro hacia su antecesor, Julio Falcioni. A la directiva encabezada por Angelici les cargó la responsabilidad de la no llegada de Fernando Gago, flamante refuerzo de Vélez. Y al técnico anterior le pasó factura por el mal rendimiento del equipo, ya que considera que el mal juego es una herencia que será difícil de contrarrestar. “Tienen que preguntarle a los dirigentes por qué no vino Gago, yo no estoy al tanto de las negociaciones”, se defendió Bianchi cuando lo consultaron sobre la situación del ex Valencia. Y de esa forma, les tiró la pelota a los dirigentes (ver aparte).

En cuanto al mal rendimiento que mostró Boca en el verano, salvo por algunos pasajes del encuentro ante Independiente, Bianchi lo atribuyó a la herencia de la era Falcioni. “Tenemos que tratar de imponer un estilo diferente del que Boca tenía antes. Estamos trabajando con los mismos jugadores y la pretensión es cambiar la forma de jugar pero va a llevar su tiempo. Los equipos tienen un chip registrado que se hace difícil cambiar tan rápido”, indicó el entrenador. Y en ese sentido, explicó que no se pueden pedir resultados en tan poco tiempo de trabajo. “Tenemos que jugar mejor de lo que lo hicimos hasta ahora. Sería demasiado pretencioso que se pueda jugar al nivel que uno pretende en cuatro partidos”, remarcó Bianchi, que confirmó a su once ideal.

Del otro lado, River practicó temprano en Ezeiza y luego se marchó a Córdoba sin que Ramón adelantara la formación, aunque algunos indicios indican que Ponzio y Mora no jugarán desde el inicio, mientras que David Trezeguet aparecerá entre los once por primera vez en el verano. “Me concentré en lo físico, que fue lo que me pidió el técnico en su momento, junto con el preparador físico”, explicó el francoargentino. “De a poco se fue agregando lo futbolístico. No tuve la posibilidad de jugar porque estaba previsto no jugar tanto, ahora lo que me falta es ritmo de partido y conocimiento con algunos compañeros, algo que se dará de a poco”, agregó Trezeguet.

Así está el panorama de cara al último capítulo de la saga veraniega del superclásico. Está claro que los dos apuestan a la semana que viene, pero ninguno quiere perder esta noche.

Compartir: 

Twitter
 

El paraguayo Román y el uruguayo Silva se volverán a ver las caras hoy en Córdoba.
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.