DEPORTES › ARGENTINA IGUALA ANTE FRANCIA LA SERIE DE CUARTOS DE FINAL DE LA COPA DAVIS

Inicio con lógica y pocas sorpresas

El conjunto capitaneado por Martín Jaite empezó perdiendo por la derrota de Carlos Berlocq ante Tsonga y luego equilibró las cosas con la victoria de Mónaco. El punto de dobles de hoy será fundamental para el futuro de ambos equipos.

 Por Facundo Martínez

Tal como lo habían anticipado los capitanes de ambos equipos, la primera jornada de la serie por los cuartos de final de la Copa Davis entre Argentina y Francia terminó empatada en uno. En el primer turno, el conjunto europeo se puso en ventaja gracias al triunfo de Jo-Wilfrid Tsonga frente a Carlos Berlocq, en un partido durísimo que se definió en el quinto set por 4-6, 6-2, 6-3, 5-7 y 6-2, mientras que, a continuación, Juan Mónaco despachó a Gilles Simón –suplente de Richard Gasquet– en sets corridos por 7-6 (2), 6-2 y 6-4, y emparejó la serie. Hoy, desde las 12.30, se disputará el punto del dobles. David Nalbandian y Horacio Zeballos integrarán la dupla argentina y enfrente estarán Julien Benneteau y Michael Llodrá. La serie recién se definirá mañana, cuando por el cuarto y quinto punto se enfrenten Tsonga y Mónaco, las dos primeras raquetas, y a continuación lo hagan Berlocq y muy probablemente Simón, siempre que el capitán francés no disponga el ingreso de Gasquet.

El estadio Mary Terán de Weiss apenas tenía público cuando Berlocq (número 71 del ranking) comenzó su partido frente a Tsonga (8); sin embargo, lentamente se fue llenando, aunque en toda la jornada no logró superar la mitad de su capacidad para 14 mil espectadores, quizá como consecuencia por la ausencia de Juan Martín Del Potro (7), quien renunció a jugar en el equipo en esta temporada para concentrarse en su carrera y en su objetivo de meterse entre los cinco primeros del ranking.

De todas maneras, tal como lo había hecho frente a Alemania, Berlocq entregó todo para levantar a un público que terminó reconociéndole el esfuerzo, la voluntad, la entrega, pese a la derrota. El chascomusense sorprendió en la primera manga al francés. Luego de quebrarlo en el primer juego, jugó sus mejores golpes intentando cansar a su rival, que lejos de amedrentarse reaccionó en la segunda y tercera mangas, la que se llevó con absoluta comodidad; la primera con dos quiebres, en el cuarto y octavo juego; la segunda con un único quiebre en el cuarto juego.

Pero entonces apareció otra vez Berlocq para complicarlo con su saque y su derecha y para disputarle una cuarta manga a puro corazón, sin tanta claridad pero con mucha actitud. Recuperó un quiebre en el octavo juego y después sorprendió volviendo a quebrar al francés en el décimo segundo, luego de haber estado 40-0 abajo. El set había sido intenso, Berlocq había contado con nueve oportunidades de quiebre en total, y sólo había podido concretar dos.

El hecho de haber forzado un quinto set ante el top ten hacía soñar a Berlocq y al público con la hazaña. Pero no, Tsonga, como en cada momento que el partido le requirió su mayor jerarquía, se hizo fuerte con su servicio y sus golpes, obligó a fallar al argentino y, tras dos quiebres en el tercero y séptimo juego, se llevó el primer punto para Francia, luego de tres horas y 54 minutos de juego.

“Estuve muy cerca de lograr la mejor victoria de mi carrera y no lo conseguí. Hice un buen partido pero si ganaba era una gran hazaña y habría quedado en la historia”, comentó Berlocq en conferencia de prensa, y agregó: “Eso me deja un poco triste”. Y respecto de sus sensaciones sobre el partido, comentó: “Me lo imaginaba de esta manera antes de jugar. Tenía incertidumbre por sus tiros porque nunca había sentido sus golpes. Creo que yo lo sorprendí en el primer set y después se dio cuenta de que tenía que jugar a más nivel para ganarme. Jugué ante el ocho del mundo a un ritmo y una intensidad constantes”. Por su parte, Tsonga apuntó: “Nos preparamos mucho y sabíamos que iba a ser muy duro. El público es difícil, pero trabajos en eso y traté de mantenerme concentrado”. Y a propósito de su estrategia, agregó: “La idea era hacerlo correr bastante con mi derecha y a partir de ahí empezar a ganar el partido”.

Con la presión de la desventaja, Mónaco (19) salió a jugar frente a Simón (13), y tras un primer set muy parejo, en el que se quebraron dos veces cada uno, el tandilense hizo la diferencia en el tie break donde se impuso holgadamente (7-2). En la segunda manga, Mónaco sacó provecho de las molestias que su rival acusaba en al zona lumbar (con el marcador 3-2 a favor del argentino, Simón pidió atención médica) y desde entonces no tuvo prácticamente oposición para llevarse el segundo parcial por un contundente 6-2. La tercera manga se le hizo más pareja, pero de todas maneras el ex top ten argentino no tuvo mayores inconvenientes para cerrar el partido por 6-4, en sets corridos, tras dos horas y media de partido. Con su triunfo le devolvió al equipo argentino la chance de seguir soñando con un batacazo ante Francia, a priori el rival más duro que le tocó en los últimos doce años. “Estamos con vida, estamos muy bien”, manifestó Pico luego de la victoria ante el caluroso reconocimiento del público. Luego se emocionó al recordar a los damnificados por las inundaciones que sufrieron los habitantes de la ciudad de La Plata.

Compartir: 

Twitter
 

Juan Mónaco devuelve una pelota en su partido ante Gilles Simón, que se definió en tres sets.
Imagen: Alejandro Leiva
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.