DEPORTES › BOCA TENDRá EL DOMINGO UN DEBUT CLAVE ANTE NEWELL’S

Para saber dónde está parado

El equipo de Bianchi atraviesa un mar de críticas y ataques internos debido a los malos resultados en la pretemporada. El domingo, en Rosario, tendrá una parada brava –para colmo, sin Riquelme– y la oportunidad para calmar las aguas.

 Por Facundo Martínez

Cuando el próximo domingo, desde las 18.15, Boca visite a Newell’s en el estadio Marcelo Bielsa, por la primera fecha del torneo Final, se acabarán las especulaciones. Será un partido clave porque Boca, no tanto por los puntos en disputa, sino por la necesidad que el equipo de Carlos Bianchi tiene de una victoria que lo ayude a calmar las críticas que recibe de varios frentes, por parte de algunos integrantes del plantel y de un sector de la propia dirigencia xeneize, que expresa ante cada oportunidad su disconformidad con el presente del equipo. Para colmo, el encuentro con los rosarinos tendrá un condimento especial, ya que el equipo de Alfredo Berti contará con Ever Banega, su flamante refuerzo que Bianchi rechazó cuando le fue ofrecido por el presidente del club, Daniel Angelici.

El principal problema de Boca en el verano fue la falta de resultados. Las derrotas frente a River en los superclásicos de Córdoba y Mendoza –a las que habría que sumarles la derrota ante Estudiantes y la caída de los suplentes frente a Gimnasia y Tiro de Salta– calaron hondo, y son pocos en el Mundo Boca los que parecen dispuestos a aceptar los argumentos del Virrey, que ha expresado que en ambos superclásicos Boca jugó mejor que River, pero no ligó y, para colmo, los árbitros lo perjudicaron. No es que Bianchi se equivoque tanto en su apreciación. Boca, con su esquema táctico en prueba, tuvo muy buenos pasajes de fútbol en ambos encuentros, y también en el primero de la serie de tres, que se jugó en Mar del Plata y terminó empatado. Pero en ninguno de los tres casos pudo sostener ese dominio a lo largo de los 90 minutos, sobre todo después de sufrir goles donde las distracciones propias fueron protagonistas.

El equipo presionó bien a River en todas las líneas y por momentos le quitó la pelota. Esto no es un dato menor, ya que si algo tuvo River en esta pretemporada fue sentido de la oportunidad y por eso terminó festejando sus triunfos. Para quienes piensan que los partidos no se merecen sino que se ganan, el River de Ramón es ahora un gran candidato al título del torneo que comenzará este viernes. Pero lo cierto es que las diferencias no fueron tales con Boca. El equipo del Virrey falló, es cierto, en la definición, y sufrió distracciones defensivas que le valieron las derrotas. Pero para nada parece un equipo perdido en la cancha. Nada de eso. Ni siquiera sufrió horrores la falta de Juan Román Riquelme, el hacedor de juego. El chico Luciano Acosta anduvo bien para semejante responsabilidad, y hasta hizo que el retorno de Riquelme, que sería recién para la segunda fecha frente a Belgrano, se pueda acaso seguir demorando. De hecho, el enganche, junto con el arquero Agustín Orion y el volante Fernando Gago, trabajó ayer en forma diferenciada; mientras que el resto de los titulares se entrenó en la Reserva Ecológica de la Costanera Sur, ellos realizaron trabajos en el gimnasio de Casa Amarilla.

Se ha dicho que hay jugadores dentro del plantel que no están conformes con el esquema táctico propuesto por el entrenador. Claro que ninguno de éstos lo ha expresado públicamente. En todo caso, el vestuario resulta ser el lugar ideal para verter las críticas. En cuanto a la dirigencia, para Bianchi ha sido importante el apoyo explícito de Angelici, que se manifestó en tal sentido cuando desde el propio riñón dirigente se dieron a conocer las cifras del contrato del DT. Por último, la cuestión de los refuerzos: no conformaron a los dirigentes por ahora los desenvolmimientos de Hernán Grana y Juan Forlín, y se teme que se trate de otra falla del DT en la materia. Sin embargo, hace falta todavía más para juzgar. Por estas horas suena el nombre de Diego Perotti –hijo de Hugo Perotti, campeón de Metropolitano 81–, sin lugar en el Sevilla. La lesión de Joel Acosta le permite a Boca un tercer refuerzo: este chico de 25 años que juega hace siete en Europa puede ser una buena alternativa para la banda derecha. Pero eso sí, el domingo Boca se jugará algo más que el debut en el Final, se jugará ante el gran equipo de Newell’s la posibilidad de acallar las críticas que horadan los cimientos del equipo. “No hemos podido ganar, pero la verdad está ahora, el fin de semana frente a Newell’s –fue la síntesis que hizo Chiqui Pérez–. Esperemos traer un buen resultado.”

Compartir: 

Twitter
 

El Boca de Bianchi no ganó un partido durante la pretemporada.
Imagen: DyN
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.