DEPORTES › MATTHYSSE VS. PROVODNIKOV

Guerra de puños

No trae los brillos y los millones de la inminente Mayweather-Pacquiao. Pero para el ambiente del boxeo, será la pelea del año. No habrá ningún título en juego. Pero promete emociones poderosas de campana a campana. El chubutense Lucas Matthysse y el ruso Ruslan Provodnikov se enfrentarán esta noche en Verona (Nueva York). Será el choque de dos peleadores intensos, que no escatiman energías ni sangre para alcanzar la victoria. Cualquiera puede ganar por nocaut, cualquiera puede perder por la misma vía. Y ahí radica el gran atractivo de este combate que la TV Pública transmitirá a partir de las 22 y Space desde las 22.45.

A sus 32 años de edad, Matthysse llega con un record de 36 victorias (34 antes del límite) y tres derrotas y procura desquitarse de Danny García, quien lo venció en 2013 y le birló la corona welter juniors del Consejo. Pero García le ha negado sistemáticamente la posibilidad de la revancha, ya que apunta a subir de categoría. Por eso, el chubutense ha buscado su chance por otros lados, a la espera de que esa oportunidad decante por su propio peso. El año pasado, noqueó en once rounds a John Molina Jr y en apenas dos al mexicano Roberto Ortiz, señal de que la potencia de su pegada está intacta y lista para seguir sumándole grandes triunfos.

Provodnikov fue campeón welter juniors de la Organización entre 2013 y 2014 y también está buscando reverdecer aquellos laureles. De 31 años y un registro de 24 triunfos (17 por fuera de combate) y 3 derrotas, ha alternado su campaña entre su país y Estados Unidos, donde se ha destacado por su ataque sin cuartel y su presión constante. Frontal y arrojado, no le abundan el talento ni las variantes, pero es lo más parecido a un inagotable perro de presa pugilístico.

La idea de Matthysse parece clara en la previa: darle mucha movilidad a sus piernas para no ofrecerle blanco fijo a Provodnikov, desacomodarlo y meterle su derecha cruzada a la cabeza o su izquierda en gancho al hígado. La incógnita pasa por saber si el asedio permanente del ruso se lo permitirá. Matthysse acaso pega más fuerte que su rival, pero hay dudas respecto de su real absorción al castigo. A la inversa, Provodnikov es inconmovible a la hora del aguante, pero no parece tener el poder de noquear con una sola mano. Lo cierto es que será lo más cercano a una guerra, doce rounds de pelea pura y dura. Habrá que ver cómo se irán dando las cosas cuando estos dos trenes choquen de frente esta noche sobre el ring de un casino neoyorquino.

Compartir: 

Twitter
 

 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.