DEPORTES › MUERTE POR LA ENFERMEDAD ASOCIADA AL DOPING

Otra víctima del mal de Gehrig

El misterioso mal de Gehrig, una enfermedad que podría estar originada en el uso no controlado de fármacos y antiinflamatorios, se cobró la vida de otro futbolista italiano. Lauro Minghelli, de 31 años, ex jugador del Torino, falleció el domingo en un hospital de Módena y se sumó así a una lista de otros 32 colegas muertos en este país como consecuencia de esta patología. Desde hace cinco años, el fiscal de la ciudad de Turín Raffaelle Guarinello lleva a cabo una investigación judicial para determinar si la enfermedad está relacionada con el suministro de sustancias que incrementan el rendimiento deportivo.
Minghelli, nacido en Sassuolo (Módena) el 11 de enero de 1973, había prestado declaración ante los colaboradores del fiscal turinés en el ámbito de la investigación abierta sobre los casos de deportistas afectados por la enfermedad de Gehrig, una patología degenerativa de las células nerviosas. Según los especialistas que investigaron sus síntomas, las neuronas afectadas por este mal son aquellas que parten de la corteza cerebral y que van a la médula espinal. Distintos médicos italianos calificaron a la enfermedad como progresiva y señalaron que provoca una crisis respiratoria terminal, junto con una severa atrofia en los músculos. La enfermedad lleva el nombre de Lou Gehrig, un famoso beisbolista estadounidense que murió en 1941 tras presentar todos estos síntomas. El doping podría predisponer su ocurrencia.
Las investigaciones llevadas adelante por parte de Guarinello permitieron establecer que el mal de Gehrig es una enfermedad que afecta particularmente a los futbolistas italianos mucho más que a otros deportistas. En el ciclismo, por ejemplo, se investigaron 6 mil casos de distintas dolencias, solamente uno estaba aquejado por esta enfermedad. Guarinello recabó datos sobre 24 mil jugadores que actuaron en Italia entre 1960 y 1996. Según las estadísticas médicas de la Unión Europea, el mal debería manifestarse en una proporción normal de uno por cada 20 mil. En Italia, en los últimos 30 años, se presentaron 46 casos de futbolistas afectados. Entre los más salientes figuran los de los ex jugadores Armando Segato (ex Fiorentina), Giorgio Rognoni (ex Milan), Guido Vincenzi (ex Inter), Albano Canazza (ex Como), todos ellos fallecidos. Una de las víctimas más célebres de la enfermedad fue Gianluca Signorini, ex defensor del Genoa, Parma y la Roma, quien murió hace dos años en la ciudad de Pisa, a los 42 años. La esposa de Signorini declaró ante la Fiscalía de Turín que los dolores de su pareja comenzaron luego de reiteradas aplicaciones de inyecciones intramusculares y de antiinflamatorios, cuando todavía actuaba como jugador profesional. En los últimos meses de su vida, Signorini debió moverse en una silla de ruedas y comunicarse mediante la ayuda de una computadora que sintetizaba su voz en el visor de una pantalla.
Pero no son los futbolistas italianos los únicos afectados por el mal de Gehrig. En Inglaterra se detectaron tres casos. Se trata de Don Revie, ex jugador y ex entrenador del Leeds y la selección inglesa, que murió de dicha enfermedad en 1989 a los 62 años; Rob Hindmarch, ex defensor del Derby County y del Sunderland, que falleció en noviembre de 2002 a los 41 años; y Willie Maddren, ex jugador y técnico del Middlesbrough, que murió en 2000 a los 49 años. Jimmy Johnstone, ex futbolista escocés del Celtic Glasgow padece la enfermedad desde hace un año. Johnstone integró el equipo que perdió en noviembre de 1967 la final de la copa Intercontinental ante Racing.

Compartir: 

Twitter
 

 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.