DEPORTES › BASQUETBOL ARGENTINA BATIO 103-97 A BRASIL EN EL SUPER 4

Siempre es lindo ganarle una final a un equipo brasileño

Los campeones olímpicos demostraron su poderío y se quedaron con el título en un partido caliente. Bien Ginóbili, Delfino y Oberto.

Era una final y se jugó con ese clima. En un juego caliente, sin lugar para un amistoso premundialista, la Selección Argentina de básquetbol se impuso 103-97 a Brasil y se quedó con el título del Súper 4. Y más allá de ser un encuentro de preparación de cara al Mundial de Japón, las más de cinco mil personas que colmaron el estadio en Santa Fe celebraron el éxito con muchísimas ganas. Ajeno al resultado, el balance del encuentro dejó una excelente producción en ataque y algunos puntos a corregir en defensa. La preparación del conjunto albiceleste continuará mañana, con un amistoso ante Nueva Zelanda en Obras Sanitarias.

El arranque de la Selección Argentina no pudo ser mejor, con mucho margen para la ilusión. Porque con el desequilibrio acostumbrado de Emanuel Ginóbili, el conjunto de Sergio Hernández logró desarmar el intento de defensa de Brasil. Nueve puntos del escolta de San Antonio sirvieron para Argentina se despegara 11-4. Y como a ello le sumó el gol externo de Andrés Nocioni, con tres triples seguidos, muy rápido comenzó a disfrutar ventajas superiores a los diez puntos. Así llegó a convertir 32 puntos en el primer cuarto, con porcentajes fuera de lo común. El 32-22 reflejaba la diferencia exacta que había existido entre ambos conjuntos.

Claro que la efectividad de ese pasaje fue muy difícil de mantener, por lo que Brasil se empezó a acercar de a poco. La mejor defensa de los visitantes, casi al borde del reglamento, y la momentánea salida de Ginóbili terminaron de complicar a Argentina. Por eso, Brasil, liderado por un gran Leandrinho, se acercó en el marcador e incluso logró pasar al frente 49-48, cuando los titulares de los campeones olímpicos descansaban en el banco. A esa altura, las fricciones permanentes dejaban expuesto que no se trataba de un simple amistoso de preparación. Un pasaje feliz sobre el final del primer tiempo permitió que Argentina recuperara la delantera 59-56.

Con una marcada intención de jugar más rápido que en la etapa anterior y con mayor cantidad de posesiones por cuarto, Argentina intentó despegarse en el tanteador, pero siempre encontró respuestas brasileñas para contener la escapada. Con el buen trabajo de Oberto en la pintura y con la versatilidad de Delfino, el equipo de Hernández tuvo dos armas confiables para sostener las diferencias a favor. Y así llegó a los minutos decisivos con una ventaja cercana a los ocho puntos, que le permitió llegar a un cierre tranquilo y ganador.

Compartir: 

Twitter
 

Luis Scola completó un buen partido ante los internos brasileños.
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.