DEPORTES › EL CLUB DE BOEDO ENTRO EN CONVOCATORIA PARA AFRONTAR SU PASIVO

San Lorenzo de los acreedores

De Almagro al juzgado: con la intención de sanear el club, que acusa un pasivo de más de 43 millones de pesos, los dirigentes solicitaron la convocatoria. “Esta es la salida más conveniente para paliar una situación grave que vive el club”, dijo el presidente Alberto Guil.

 Por Adrián De Benedictis

La crisis y la incertidumbre siguen dominando a los clubes del fútbol argentino. Después de Huracán y Newell’s, es el turno de San Lorenzo, que presentó ayer su concurso preventivo ante la jueza en lo comercial Margarita Braga, con la intervención del secretario Alejandro Mata. Las autoridades de la entidad, cuyo domicilio legal fue denunciado en la Avenida de Mayo 1373, indicaron como fecha de “cesación de pagos” el 16 de mayo de 2002. El vicepresidente de San Lorenzo, Rafael Savino, no dudó ayer en afirmar que esta salida permitirá que el club quede “saneado”, en un plazo no mayor al año y medio. El estado de “cesación de pagos” es el presupuesto básico para pedir el concurso preventivo, y en el caso de San Lorenzo se habría producido ante la imposibilidad de hacer frente a deudas contraídas con jugadores, bancos y empleados del club.
Savino explicó que la dirigencia a la que pertenece “solicitó el concurso de acreedores para ganar tiempo”, en virtud de que será la Asamblea a celebrarse el 9 de agosto próximo la que ratificará o rectificará este pedido. La conducción confía en que la Asamblea aprobará la decisión de ingresar a la convocatoria, debido a que el oficialismo tiene mayoría.
“Me resistí hasta último momento a tomar esta determinación, pero después me di cuenta de que sería lo mejor para el club. Si somos coherentes en el manejo del presupuesto, para fines de 2003 o comienzos de 2004 tendremos a la entidad saneada”, explicó Savino. El dirigente agregó que “con esta medida, San Lorenzo se asegura la verificación de la deuda, porque hay casos que seguramente se esclarecerán a favor del club, puesto que existen reclamos que no están nada claros”.
En este momento, San Lorenzo afronta un pasivo de 43.751.757 pesos. Al 30 de junio de 2001, el balance arrojó 37 millones de pesos, que es la deuda de la gestión encabezada por Fernando Miele. La actual conducción lleva pagados seis millones de pesos para intentar reducir el pasivo.
“Esta es la salida más conveniente para paliar una situación grave que vive el club. Y le permitirá a San Lorenzo quedar en el futuro sin deudas, por supuesto, luego de un tiempo determinado”, destacó el presidente del club, Alberto Guil. Al mismo tiempo, el titular de San Lorenzo mantuvo, junto con Savino, una reunión con el presidente de la AFA, Julio Grondona, quien les explicó que apoyaría la decisión, ya que considera que la situación es insostenible para el club.
“Con esta medida, San Lorenzo podrá verificar las deudas y los créditos que arrastra, y tengo la esperanza de que se reduzca así el pasivo real. Luego, con una administración prolija vamos a poder sanear la institución”, expresó Guil. “Los socios y simpatizantes deben quedarse tranquilos porque esto no tiene nada que ver con un gerenciamiento del club o de su fútbol”, aclaró el presidente, que hace dos meses le había dicho a este diario “tenemos un estadio pero debemos tres”.
El club afronta 18 juicios ejecutivos, que se producen cuando no se cumple la obligación para con un título ejecutivo, por ejemplo el incumplimiento del pago de un cheque. Entre los principales demandantes figuran el Valencia de España, por un monto de 500 mil dólares, el ex volante Carlos Moreno, por 21.643 pesos, y la empresa Interplayers, por 161 mil pesos.
Además, la institución cuenta con 16 pedidos de quiebra, por parte de firmas como Comafi SA –que intervino en la construcción del Nuevo Gasómetro–, por una suma de 1,8 millón de pesos; también enfrenta dos juicios ordinarios, tres reclamos que se encuentran en mediación, ocho embargos y tres juicios sumarios, que son más rápidos que un proceso ordinario y corresponde a reclamos que van desde los 250 pesos hasta los cuatro mil. San Lorenzo solamente pudo saldar cuatro embargos.
Mientras dure el procedimiento, el club será manejado por la Comisión Directiva que no podrá incurrir en nuevas deudas mientras la Justicia verifica las existentes. Los jugadores del plantel no entran en el concurso de acreedores porque el club sólo les debe premios, y no habrá posibilidad de que las nuevas incorporaciones resulten inhibidas mientras dure el concurso, de manera que podrá jugar los torneos de la AFA.
Guil y Savino se reunieron ayer con los abogados Aguirre Sarabia y Guebhart, quienes se encargarán de llevar adelante el proceso de la convocatoria. “Se trata de gente muy experimentada en estos temas específicos, que trabajó en el fideicomiso de Deportivo Español”, explicó Savino, quien aclaró que “para nada” esta iniciativa encabezada por los dirigentes de San Lorenzo derivará en un gerenciamiento, como ha acontecido con Racing.
Savino prometió que se levantará la inhibición que San Lorenzo tiene para comprar y vender jugadores con recursos propios, y eso permitirá cobrar el dinero por las transferencias de Guillermo Franco y Walter Erviti al Monterrey de México, unos 1.400.000 dólares. “Documentaremos la deuda con esa plata y la pondremos como garantía para afrontar lo que debemos al plantel”, explicó el dirigente.

Compartir: 

Twitter
 

El último festejo a nivel local, en el Nuevo Gasómetro: el torneo Clausura 2001.
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.