DEPORTES › MOSTAZA MERLO YA NO ES EL TECNICO DE RACING

Lo echaron por hablar

El entrenador de Racing le pegó duro a la gerenciadora del club, Blanquiceleste SA, y le bajaron el pulgar. “No cumplieron nada de lo que prometieron”, había denunciado.

El de ayer fue un día muy agitado para la gente de Racing. El entrenador Reinaldo Merlo, montado en un tren de bronca, brindó una agónica conferencia de prensa en la que repartió golpes a diestra y siniestra contra Blanquiceleste SA. Acusó a su titular, Fernando De Tomaso, de complotar contra su continuidad y de no haber cumplido ninguna de sus promesas. Tras su corto monólogo, Merlo no aceptó preguntas y se quedó a la espera de la reacción de la gerenciadora, que a través de su gerente de fútbol, Miguel Rosello, le comunicó al técnico la prescindencia de sus servicios. El equipo quedará, en forma interina, en manos de Miguel Micó. Interesan Gustavo Costa, hoy en Cerro Porteño, y Claudio Borghi, el DT de Colo Colo.

Después de escuchar con atención a Merlo, la ruptura del vínculo contractual con Blanquiceleste SA era cuestión de tiempo. Fueron minutos. Es que las palabras del DT fueron tan duras que hacían imposible cualquier otra salida. No estaba feliz Merlo, más bien parecía abatido, pero eso no le impidió ser claro y terminante al momento de soltar sus estocadas. “Del problema futbolístico de Racing yo me hago responsable. Los jugadores dejan todo, el equipo está mejorando. La situación se va a revertir, vamos a tratar de ganar todos los partidos que nos quedan”, comenzó. Pero no tardó en ir al núcleo del problema y rápidamente, movido por un mal humor evidente, trasladó el foco de tensión sobre el titular de la gerenciadora del club.

“El miércoles estuvo el presidente (De Tomaso) y se negó a hablar conmigo. Buscó el apoyo de los jugadores para echarme y los jugadores, que se deben a Racing y no a Merlo o Blanquiceleste, se portaron como hombres, como señores”, sorprendió Mostaza. De ahí en adelante, su monólogo fue levantando temperatura. “Desde que llegué acá, De Tomaso me prometió un proyecto y no cumplió en nada, ni conmigo ni con los jugadores. Hubo reuniones por premios el año pasado, estuvieron cuatro meses sin pagarme y ahora me deben tres”, reforzó. Luego, concluyó su exposición con un “quédense tranquilos, porque los jugadores y el cuerpo técnico van a sacar adelante a Racing. Mañana nos vemos a la mañana”.

De Tomaso, que escuchó las palabras de Merlo con la oreja pegada a la radio, reaccionó tan rápido como pudo. Ordenó al gerente de fútbol de la gerenciadora, Rosello, que le comunique a través del ayudante de campo de Mostaza, René Daulte, el despido.

Merlo dirigió por primera vez a Racing en 2001 y en esa primera temporada sacó campeón al equipo después de 35 años. Un año después, a raíz de diferencias con Fernando Marín, el entonces presidente de la gerenciadora, Merlo emigró de Avellaneda. Estuvo en Estudiantes, donde realizó una buena campaña y de ahí regresó a River, a mediados de 2005, para irse de la peor manera, peleado con el máximo referente de aquel equipo, el capitán Marcelo Gallardo.

A mediados de mayo de 2006, Merlo inició su segundo ciclo en Racing. No le fue bien: esa etapa estuvo marcada por la falta de resultados y también otra vez por peleas con los jugadores que le criticaban su forma de encarar los partidos.

Compartir: 

Twitter
 

¿Los resultados? No, a Merlo no le perdonaron las críticas.
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.