DEPORTES › BOCA SE JUEGA EL PASE A LA FINAL DE LA LIBERTADORES

En la segunda vuelta arranca abajo

Recibe al Cúcuta Deportivo, que en Colombia le ganó 3-1. Diez claves para entender lo que puede suceder.

 Por Facundo Martínez

1. Figura. El partido revancha contra Cúcuta no será un partido más para los jugadores de Boca, sobre todo para la figura del equipo, Juan Román Riquelme. Porque además de la clasificación a la final, también pesa en el plantel la posibilidad de que éste sea el último partido de Riquelme en la Bombonera. “Queremos pasar por la Copa y para que Román siga un tiempo más con el plantel”, coincidieron varios futbolistas. Más allá de las estrategias de los dirigentes boquenses para intentar retener al volante después de junio, las chances de extender su préstamo seis meses más son realmente bajas. De todas formas, el jugador tramitó la visa para Estados Unidos, donde Boca jugará una serie de amistosos de pretemporada.

2. Paciencia. Al igual que el DT de Boca, el defensor Clemente Rodríguez reforzó ayer la idea de que Boca no tiene que desesperarse si las cosas no se le dan de entrada. “Tenemos que estar tranquilos, muy concentrados y tratar de hacer un gol lo más rápido posible. Pero si no entra, no hay que desesperarse porque seguro que en algún momento vamos a marcar”, comentó el marcador lateral, y agregó: “La idea del entrenador es mantener el equilibrio y empujar, no desordenarse y atacar con precisión”.

3. Ausencia. Cúcuta Deportivo, el equipo revelación de la Copa Libertadores, llega a este crucial encuentro sin su mejor jugador, el panameño Blas Pérez. El goleador, segundo en la lista de goleadores de la Copa, con ocho tantos (dos de los cuales los marcó frente a Boca en el partido de ida), no fue cedido por la selección de su país, que se prepara para disputar la Copa de Oro de la Concacaf.

4. Estadio. De las ventajas de Boca, el que más parece preocupar a los colombianos es el estadio, la Bombonera. Basta recorrer los diarios de ese país para comprobarlo. “¿Podrá Cúcuta soportar la presión de jugar en ‘esa endemoniada caldera’ que es la Bombonera?”, se preguntan. “La Bombonera es en el fútbol lo mismo que el infierno: el lugar al que van los condenados para ser eternamente atormentados”, sugieren. Para colmo, hasta citan a Pelé, quien en ocasión del centenario de Boca, apuntó: “Es difícil jugar en la Bombonera, por la presión infernal de la masa humana, un monstruo de 55 mil cabezas”.

5. Velocidad. La rapidez de los delanteros del Cúcuta es el factor más preocupante para los defensores de Boca, para quienes el conjunto colombiano “es un rival difícil, porque tiene jugadores muy veloces cuando van al ataque”. Independientemente de la presencia de Lionard Pajoy, quien ocupará el lugar de Blas Pérez, Boca tendrá que estar muy atento en defensa para que la visita no le convierta.

6. Experiencia. Boca tiene un plantel mucho más experimentado en este tipo de partidos, en el que los títulos acumulados pesan. Si se sumaran los títulos internacionales jugador por jugador, los titulares de Boca le ganarían por afano a los de Cúcuta: 35 a 0 (Ibarra 7, Díaz 3, Morel Rodríguez 4, Clemente Rodríguez 3, Ledesma 3, Cardozo 4, Riquelme 3, Palacio 3 y Palermo 5; los únicos que no ganaron son Caranta y Banega).

7. Hinchada. Ya no quedan entradas para presenciar el partido y se calcula que irán a la cancha más de 50 mil hinchas locales. Del lado de Cúcuta, trascendió que un grupo de 120 hinchas viajaron más de 28 horas para ver a su equipo, más los que se les puedan sumar aquí.

8. (Des)Ventaja. Para acceder a la final, Boca deberá vencer a su rival por un mínimo de dos goles (o más en el caso de que Cúcuta anote también). El resultado de ida (1-3 en Cúcuta) dejó al equipo de Russo en una situación delicadísima, pero el gol anotado por Ledesma podría ser decisivo si es que Boca consigue vencer por un mínimo de 2-0.

9. Historial. El historial de enfrentamientos en la Bombonera contra equipos colombianos favorece ampliamente a Boca. En nueve partidos jugados, los locales ganaron seis y empataron los otros tres.

10. Arquero. Boca no presentará cambios respecto del equipo que cayó en Colombia. La única duda era la presencia de Mauricio Caranta, quien el partido de ida sufrió una contractura en el muslo de su pierna derecha y debió salir, dejando su lugar al dubitativo y vulnerable Aldo Bobadilla, pero Russo ya confirmó la presencia del ex Instituto y alejó los fantasmas.

Compartir: 

Twitter
 

Boca necesita ganar al menos 2-0 para clasificarse a la final de la Libertadores.
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.