EL MUNDO

Turquía invadió el norte de Irak

El ingreso de tropas turcas en el Kurdistán iraquí complica la situación de Estados Unidos porque los turcos y los kurdos son sus aliados.

 Por Patrick Cockburn *

Varios miles de soldados turcos cruzaron hacia el norte de Irak ayer a la mañana en búsqueda de guerrilleros kurdos, anunciaron funcionarios de seguridad turcos. La incursión, aunque limitada en número, le da un nuevo giro a la crisis en Irak. “No es una ofensiva importante y el número de tropas no es de decenas de miles”, dijo un funcionario en el sudeste de Turquía donde recientemente hubo un incremento de la actividad de los guerrilleros kurdos turcos del Partido de Trabajadores Kurdos (PTK).

Será una preocupación más para Estados Unidos porque su situación en Irak se convertirá en algo aún más complicado si se le pide que las tropas estadounidenses y la aviación contraataquen ante un ataque turco, aunque sea limitado. Estados Unidos desmintió ayer versiones de que un gran número de soldados turcos había ingresado por el nordeste de su vecino Irak.

“Hemos tenido la posibilidad de revisar la frontera y no hemos visto nada”, dijo el portavoz del Departamento de Estado, Sean McCormack. Agregó que el enviado estadounidense en Ankara fue informado por los militares turcos que “los reportes no eran exactos”. Turquía ha estado amenazando con un ataque al Kurdistán iraquí en las últimas semanas y el fin de semana pasado el secretario de Defensa de Estados Unidos, Robert Gates, advirtió a Ankara contra una incursión en el norte de Irak.

El PTK tiene varias bases aéreas en el Kurdistán iraquí, incluyendo las escarpadas montañas Kandir en la frontera iraní que forman una fortaleza natural, lo que provee un terreno ideal para los guerrilleros. Aun si los turcos enviaran una gran fuerza militar al norte de Irak, como lo hicieron en 1997, sería difícil de localizar, y mucho más destruir al PTK. La escala de la actividad del PTK en las áreas pobladas kurdas del sudeste de Turquía es todavía limitada, pero el ejército turco y el gobierno moderado islámico han amenazado con represalias. Ambos tienen motivos para demostrar públicamente sus credenciales patrióticas en el período previo a las elecciones parlamentarias de este verano.

Como señal de la limitada comunicación entre el gobierno turco y el ejército, el canciller Abdulá Gul negó que hubiera tenido lugar la operación del cruce de frontera. “No existe tal cosa, nadie entrará a otro país”, dijo Gul. “Si tal cosa ocurriera, lo anunciaríamos.”

El gobierno iraquí también estaba ansioso por restarle importancia a los informes de un ataque, a pesar de las declaraciones de los oficiales militares turcos. El ministro de Exterior iraquí, Hoshyar Zebari, dijo que no había habido “importantes operaciones” por parte de Turquía, aunque había existido una acumulación de tropas turcas así como bombardeos intermitentes y violaciones menores.

Turquía tiene también un incentivo para presionar al gobierno iraquí y al gobierno regional de Kurdistán porque está previsto un referendo sobre el futuro de la provincia petrolera de Kirkuk antes del final de 2007. El referendo está previsto bajo el artículo 140 de la Constitución iraquí. Será precedido por un proceso de “normalización” por el cual los kurdos expulsados por Saddam Hussein regresan a sus hogares y los colonos árabes reciben una compensación por irse. Es improbable que el referéndum se lleve a cabo a tiempo pero los kurdos están decididos a que tenga lugar.

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12.

Traducción: Celita Doyhambéhère.

Compartir: 

Twitter
 

Soldados turcos en un ejercicio en la frontera iraquí.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.