DISCOS › CELADOR DE SUEÑOS, DEL DUO OROZCO-BARRIENTOS

Canciones con tonada cuyana

El CD producido por Gustavo Santaolalla renueva y mejora el aire en el folklore. Los mendocinos proponen sonidos urbanos y experimentales, pero siempre conectados al origen.

 Por Karina Micheletto

En un género que cíclicamente pasa por etapas que lo transforman en joven, romántico, latinizado, baladizado y exportable, bienvenido sea el primer disco del dúo de los mendocinos Raúl “Tilín” Orozco y Fernando Barrientos, Celador de sueños. Bienvenido un folklore que puede asociarse a las mejores connotaciones del adjetivo joven: fresco, original, curioso, creativo en sus manifestaciones, ávido de empaparse de lo que pasa alrededor. Joven pero no adolescente, como en un sueño utópico de profesor de secundaria, sin histerias predecibles, frases copiadas de los programas de moda o desbordes innecesarios.
Los ritmos cuyanos no son de los que más prensa tuvieron en el último tiempo. Dejados de lado en las preferencias de los nuevos compositores, podrían haber corrido el riesgo de quedar congelados únicamente en la evocación del paisaje y la celebración festiva alrededor del vino y los que lo toman. En Celador de sueños, editado por Seminal, hay mucho gato, mucha cueca y mucha tonada, todos cargados de imágenes renovadas. Hay aires folklóricos con aroma de rock nacional, pero sin deformaciones ni fusiones extrañas. Las cuecas suenan cuecas, las vidalas, vidalas, las tonadas, tonadas y mendocinas. Y, sin embargo, pareciera que están sonando por primera vez.
El encanto de estos temas compuestos por el dúo (excepto No importa, de Daniel Martín, ex compañero de Barrientos en Caín Caín) se completa con la poesía que hay en las letras, la delicadeza de los arreglos y la afinada voz de Barrientos, que canta como si fuera un rocker con años de guitarreadas peñeras encima. Es posible que la producción artística de Gustavo Santaolalla haya sumado la calidad técnica poco frecuente en el género, pero si se escucha La joven maza del tenderito herido, el disco anterior de Barrientos (en el que también participa Orozco), de edición independiente y difusión escasa, se advierte que el germen ya estaba macerando desde hacía tiempo. Ocho de los doce temas de Celador de sueños ya sonaban allí, algo menos vestidos en los arreglos y en versiones más acústicas, pero con la misma potencia expresiva en las letras y las melodías.
Orozco y Barrientos tienen una larga carrera en la música, el canto, la composición y los arreglos. Barrientos integró el dúo Caín Caín, aquel que pegó el hit El amor es más fuerte en la película Tango feroz, después de ser descubiertos por el futuro productor de la película en un concierto en Mendoza, en el que fueron teloneros de Juan Carlos Baglietto. Con un pasado ligado al pop y al rock, empezó a componer primero solo y después con Tilín Orozco. Orozco es un habilidoso guitarrista a quien los mendocinos mencionan como referente y que debe su apodo a un pedido que recibía de chico: “Nene, dejate de joder con el tilín tilín de la guitarrita”.
Mercedes Sosa y León Gieco fueron dos de los principales impulsores en la gestación del dúo de Orozco y Barrientos. Sosa los invitó a sus shows y sumó sus temas a su propio repertorio (Barrientos compuso para ella Vientos del alma, incluido en el disco Al despertar). Después de que el año pasado ganaron la Gaviota de Plata a la mejor canción fol- klórica en Viña del Mar con el tema Pintadita (que está en este disco), Gieco los animó a grabar, les abrió las puertas de su estudio y los contactó con Santaolalla (al margen, que el multiestelar multiproductor esté poniendo el ojo este año en el fol-
klore habla de un estado de situación del género). No es extraño que Gieco haya posado su atención de cazador de talentos en los mendocinos.
Si Los Nocheros se deciden por el mercado latino y terminan haciendo baladas cada vez más azucaradas, gente como Orozco y Barrientos sale a mostrar un folklore que suena de lo más urbano y experimental, pero sigue conectado al origen. Atentos, disqueros: es hora de reordenar las bateas.

Compartir: 

Twitter
 

Tilín Orozco y Fernando Barrientos muestran el costado más rico del llamado “folklore joven”.
 
DISCOS
 indice
  • CELADOR DE SUEÑOS, DEL DUO OROZCO-BARRIENTOS
    Canciones con tonada cuyana
    Por Karina Micheletto
  • Lanzamientos

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.