ECONOMíA › LA INDUSTRIA DENUNCIO A LAS ENTIDADES RURALES POR NO DEJAR PASAR LA HARINA PARA EL MERCADO INTERNO. FALTARA PAN

“Si no quieren desabastecer, saben cómo”

La federación molinera denunció que no puede recibir trigo ni llevar harina al mercado por los cortes ruralistas. Exigen a las entidades que hagan cumplir las decisiones que comunican públicamente. El doble discurso de los dirigentes.

 Por Raúl Dellatorre

El trigo no llega a los molinos; la harina no llega al mercado. Ya hay decenas de panaderías cerradas por falta de materia prima. Ayer, el presidente de la Federación Argentina de la Industria Molinera encendió la alarma y señaló a los responsables. “La FAIM solicitó a los integrantes de la Mesa de Enlace hacer cumplir su consigna de no desabastecer los productos de consumo, permitiendo la libre circulación de camiones con trigo con destino a los molinos y de harina dirigida a panaderías y clientes del país”, señala un comunicado de la entidad del día de ayer. En diálogo con PáginaI12, el titular de la federación, Alberto España, explicó que el corte de aprovisionamiento se verifica desde que empezó el lockout, hace ya más de tres meses y, por lo tanto, no es atribuible a los transportistas de carga, que se sumaron a los cortes no hace más de 20 días. “Lo que sucede es que al principio muchos pudieron trabajar con sus stocks de grano, que podía alcanzarle para 30, 60 días o más, dependiendo de la capacidad financiera y la ubicación del molino harinero, pero ahora son muchos los que tienen el stock en cero. El producto que va para consumo interno es fácilmente identificable, entonces si la intención no es desabastecer, que las entidades instruyan a sus piquetes para que no bloqueen el paso de trigo y harina para el mercado local”, reclamó España. La decisión de la Mesa de Enlace de las cuatro organizaciones rurales que enfrentan al Gobierno por el tema de las retenciones, comunicada en conferencia de prensa el miércoles por la noche, es “el cese de comercialización de granos para exportación” hasta hoy a las 24 horas. Sin embargo, los mismos piquetes que responden a las entidades bloquean el paso de granos con cualquier destino (Gualeguaychú), y en otros casos directamente imposibilitan el paso de toda carga, salvo algunos productos frescos (provincias de Córdoba, Santa Fe, Salta, Tucumán, Jujuy y Santiago del Estero). Este tipo de medidas está afectando seriamente el abastecimiento de combustibles, insumos para la industria (autopartes, por caso) y alimentos variados, no sólo de harina (ver nota en página 2). En muchos casos, la responsabilidad de las entidades se encubre detrás del mote de “autoconvocados” que se dan los propios organizadores de los piquetes. Eduardo Buzzi, titular de Federación Agraria, respondió en la mencionada conferencia de prensa a una consulta sobre el desabastecimiento: “¿Y nosotros qué tenemos que ver? Habría que preguntarles a las petroleras qué están haciendo con los combustibles y el petróleo, quizás están exportando de más y por eso falta en el mercado interno”. Esta reflexión generó un masivo repudio en varios sectores empresarios (ver esta misma página).

Ayer, la Federación de la Industria Molinera tuvo una respuesta contundente a la actitud de las entidades rurales de no hacerse cargo del desabastecimiento que provocan. “La consigna de extender el paro únicamente para comercialización de granos con destino a la exportación no se cumple; no dejan pasar nada desde el principio del conflicto; las veces que se levantó el paro se comercializó muy poco, y en este momento la industria molinera está prácticamente paralizada por falta de trigo para la molienda”, expresó el titular de FAIM. A pesar de que Alberto España se comunicó personalmente con varios de los dirigentes agrarios para plantearles la situación, sólo obtuvo evasivas. “Por eso tuvimos que denunciarlo públicamente”, explicó a este diario.

“Si las entidades no quieren desabastecer, tienen cómo hacerlo, porque pueden identificar cada cargamento por la Carta de Porte que acompaña al trigo, que detalla el nombre del molino y destino; la harina que sale del molino para consumo es identificable por el remito o factura que detalla el destino final. Y si tienen desconfianza, levantando la lona del camión pueden observar las bolsas y ver cuál es su destino por las leyendas obligatorias que impone el importador. No hay forma de confundirse. ¿Quieren desabastecer o no? Pedimos que digan la verdad”, señaló, contundente, Alberto España.

No son solamente los piquetes en las rutas: las filiales locales de las entidades agropecuarias también bloquean la salida de camiones de los molinos harineros. Más del 80 por ciento de estos establecimientos están ubicados en pueblos o ciudades chicas del interior, por lo cual no se animan a denunciar los piquetes de aquellos con quienes deberán seguir conviviendo. Aunque, claramente, se trata de medidas destinadas a desabastecer el mercado interno.

En Mar del Plata, el Centro de Industriales Panaderos denunció que suman 30 los locales cerrados por falta de harina. Los molinos que logran mantener algún nivel reducido de producción están cuotificando las entregas y los que tienen stock de harina “la ofrecen a precios exorbitantes”, señaló el titular del Centro de Panaderos.

La industria molinera procesa por campaña unos 6 a 6,5 millones de toneladas de trigo, de las cuales sólo destina a la exportación un millón. El trigo para panadería (desde grisines hasta pan lactal, en diferentes calidades) representa más del 95 por ciento de la producción total, mientras que el trigo candeal (para pastas) es una parte mínima en el volumen total. Eso explica que el desabastecimiento de trigo en los molinos resienta, antes que nada, a las panaderías, que además elaboran a diario.

Con el panorama actual, el pronóstico de España, de FAIM, es sombrío. No espera que las entidades levanten los cortes, que se han mantenido durante tres meses, incluso cuando sus dirigentes enunciaban lo contrario. Por eso, advierte: “La semana que viene, no hay un kilo de harina en el mercado”.

Compartir: 

Twitter
 

Muchos molinos ya agotaron su stock de granos. No pueden producir y, en una semana, podría haber un cierre masivo de panaderías.
Imagen: Arnaldo Pampillón
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.