ECONOMíA › TAL COMO ADELANTó PáGINA/12, DEBERá NOTIFICAR SU INGRESO EN TELECOM

Llamada fatal para Telefónica

 Por Fernando Krakowiak

Tal como anticipó Página/12 ayer, la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (CNDC) intimó a Telefónica de España para que notifique la operación de compra de acciones a través de la cual en 2007 ingresó en Telecom Italia y, de manera indirecta, en Telecom Argentina, su principal competidor en el país. Los españoles se negaban a notificar porque afirman que la transacción no constituyó una concentración económica y que, por lo tanto, no está alcanzada por el régimen de control previo de fusiones y adquisiciones. Ese rechazo forzó al organismo regulador a iniciar una investigación preliminar de donde surge que sí tienen que hacerlo. Lo más significativo es que llegaron a esa conclusión luego de demostrar el impacto local. “Resulta indudable que la transacción en análisis implicó un cambio de control en Telecom Argentina”, dice la resolución difundida ayer. Al reconocer la existencia de una concentración económica sólo queda esperar que el dictamen final del organismo obligue a Telecom Italia a desprenderse de su filial local. Españoles e italianos son conscientes de esta situación. Por lo tanto, lo más probable es que apelen la resolución de la CNDC.

El presidente de la comisión, Ricardo Napolitani, comunicó la novedad ayer a las 14 durante una conferencia de prensa ofrecida en la sede del organismo, en compañía de los vocales Humberto Guardia Mendonça y Diego Póvolo. “La medida se tomó en defensa de los usuarios argentinos”, afirmó Napolitani, quien por ahora descartó que le vayan a aplicar una multa a las empresas involucradas por no haber notificado oportunamente ante la CNDC, como lo indica la Ley de Defensa de la Competencia.

El argumento principal que esgrimen los españoles es que su participación en Telecom Italia es minoritaria, pues sólo compraron el 5,6 por ciento de las acciones con derecho a voto de forma directa a través de la sociedad Telco y el 18 por ciento en forma indirecta, mediante la adquisición de la compañía Olimpia, totalizando el 23,6 por ciento de las acciones. Además, remarcan que para ahuyentar cualquier sospecha se incluyó una cláusula en la que se establece que no participarán de las decisiones de Telecom Argentina. Sin embargo, la resolución 4/2009 difundida ayer desestima esas explicaciones.

En el informe oficial se afirma que no hace falta contar la mayoría accionaria para tener el control de una empresa. A fines de 2001, Pirelli junto a Edizione Holding acordaron adquirir el control de Olive-tti. Para ello constituyeron Olimpia (80 por ciento de Pirelli y 20 por ciento de Edizione), que se quedó con el 26,9 por ciento de la firma. A su vez, Olivetti tenía el 54,9 por ciento de Telecom Italia. Por lo tanto, Pirelli pasó a controlar a la empresa y a su filial argentina.

La situación de Telefónica es similar. En 2007 creó la sociedad Telco (allí posee el 42,3 por ciento y el resto de las acciones se reparte entre otros cuatro socios). A través de esa firma adquirió Olimpia, la cual actualmente tiene el 18 por ciento de Telecom Italia. Esa porción, junto al 5,6 por ciento de Telecom Italia que posee de manera directa a través de Telco, le permitió controlar la compañía con sólo el 23,6 por ciento de las acciones, dentro de un escenario de mucha dispersión. Además, es el único operador técnico, ya que sus otros socios provienen del sector financiero. Por eso, la CNDC remarca en su escrito que los españoles tienen “una influencia sustancial a la hora de tomar decisiones estratégicas en Telecom Italia” y hablan de cambio en el control en Telecom Argentina.

En 2002, Pirelli se vio obligado a notificar su ingreso a Telecom Argentina ante la CNDC. En ese entonces, el organismo regulador autorizó el desembarco, pero esa empresa no tenía el liderazgo del mercado local de telecomunicaciones, como sí lo tiene Telefónica. Por lo tanto, las perspectivas para los españoles son sombrías.

La cláusula que supuestamente garantiza la no participación de Telefónica en las decisiones de Telecom Argentina también es demolida en la resolución de la CNDC. “Se trata de un compromiso privado que se reduce a una simple declaración de intención de las partes, sin ningún mecanismo efectivo de supervisión posible para las autoridades locales, por lo que la eventual infracción a la ‘autolimitación’ podría ser indetectable en el mercado local”, destaca el informe. Luego se agrega que “las soluciones preferibles desde el punto de vista regulatorio son aquellas de naturaleza estructural que previenen de manera definitiva los problemas de competencia”.

Ahora los protagonistas de la operación deberán hacer su descargo ante la CNDC, que tiene 45 días hábiles para decidir (en los hechos pueden ser muchos más porque el organismo puede dejar en suspenso el plazo para pedir más información o realizar estudios de mercado). Lo más probable es que Telecom Italia y Teléfonica apelen la decisión de notificar manteniendo su postura de que la transacción no impacta en el país. Si admiten que se está frente a una operación de concentración, la batalla para ellos estaría perdida porque el pliego de privatización de Entel dividió al país en dos zonas y estableció expresamente que las empresas que ganaran la licitación no podrían tener vinculaciones societarias entre sí.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

Lo más probable es que Telecom y Telefónica apelen la decisión.
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.